Salud

Los argentinos consumimos más del doble de la sal recomendada

Espacio Patrocinado

El peligro del consumo excesivo del cloruro de sodio, nombre científico que recibe la sal de mesa, es muy alto. Es por eso que diversos organismos internacionales consideran que este producto debe tener un consumo moderado, que durante el día no supere los 5,5 gramos de sal por persona. Las recientes estadísticas de Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial demuestran que los argentinos consumimos en promedio alrededor de 12,7 gramos por día, un valor que duplica la recomendación diaria.

Diversos especialistas advierten que este tipo de consumo excesivo puede derivar en problemas de corazón y otras enfermedades como la hipertensión, que en el corto o largo plazo pueden ser muy peligrosas para nuestra salud. La mayoría de los infartos y los accidente cerebro vasculares (ACV), podrían evitarse si se reduce el consumo del cloruro de sodio.

Según las estadísticas publicadas por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la mayoría de las muertes por enfermedades no transmisibles (o sea, enfermedades adquiridas por el comportamiento de la persona), son las derivadas del alto consumo de sal: infartos y ACVs. Esto confirma la necesidad de reducir la ingesta del producto, ya que es una apuesta riesgosa que pone en jaque nuestra vida permanentemente.

También se conoce que el consumo excesivo de sal está relacionado a otras enfermedades crónicas como son el sobrepeso y la obesidad. El problema de estos padecimientos es que pueden generar otros problemas, como algunos tipos de cáncer de colon y estomacales, además de otra enfermedad crónica muy grave que es la diabetes tipo 2, una de las epidemias más grandes a nivel mundial, basada principalmente en los hábitos de consumo de la población.

¿Cómo evitar la sal?

Una forma muy sencilla de saber cuánta sal estamos consumiendo es leer los valores nutricionales de los empaquetados, por ejemplo, un paquete pequeño de papas fritas contiene alrededor de 1 gramo de sal cada 100 gramos de producto. Caso similar sucede con las personas que beben gaseosas regularmente, algunas contienen grandes cantidades de sal y sumarán mucho a nuestra dieta diaria (además de sumar azúcar y otros productos que serán nocivos).

El Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos, lanzó un alerta sobre el alto contenido de sodio de productos como los quesos (entre los que más contienen), los embutidos (fiambres, salames, chorizo), carnes industrializadas (picadillo, enlatadas), galletitas saladas y otra gran cantidad de productos. Esto no significa que hay que dejar de comerlos, sólo que al saber que contienen grandes cantidades de sal, podemos comer menos, o bien hacerlo algunas veces a la semana.

Es cuestión de sumar más vegetales a nuestra dieta diaria, buscando limpiarnos de muchas toxinas y favoreciendo a nuestro organismo. En lo posible debemos evitar además tener el salero a mano a la hora de comer. Es muy sencillo preparar nuestras comidas saludables como ensaladas, sopas y revueltos de verduras, en vez de consumir un producto industrializado. Pero claro que si no se cuenta con el tiempo para preparar nada, podemos pedir un plato sano y delicioso como una ensalada a la puerta de su casa.

Dejá tu comentario:

Union Radio

Parlantes
Union digital