Nacionales

El día que Menéndez intentó atacar con un cuchillo a manifestantes de derechos humanos

La escena, que ocurrió en agosto de 1984, quedó registrada en una foto emblemática. Su hijo y un custodio impidieron el ataque.

Una imagen vale más que mil palabras. Pero también puede convertirse en la radiografía más precisa de una persona. El 21 de agosto de 1984, a menos de un año de la vuelta de la democracia en la Argentina, el represor Luciano Benjamín Menéndez intentó atacar con un cuchillo a un grupo de Madres de Plaza de Mayo y jóvenes que lo esperaban en la puerta de Canal Trece al grito de "asesino". La escena quedó retratada por el fotógrafo Enrique Rosito, que logró captar el momento justo en que sacó el puñal, mientras su hijo y su custodio lo frenaron.

El extitular del Tercer Cuerpo del Ejército murió este martes en Córdoba, a sus 90 años, y se llevó con él el triste récord de ser la persona con más condenas a cadena perpetua por delitos de lesa humanidad. "La Hiena de la Perla" -como le decían en uno de los centros clandestinos- fue uno de los íconos de los métodos más crueles utilizados por el terrorismo de estado entre 1976 y 1983.

En la imagen, que dio la vuelta al mundo, el entonces general salía de una entrevista en el programa "Tiempo Nuevo", conducido por Bernardo Neustadt y Mariano Grondona. Al terminar, Menéndez -vestido con un sobretodo gris- salió del canal con su auto Ford Falcon hasta que se topó con un grupo de defensores de los derechos humanos en la puerta.

Enfurecido, saltó fuera del vehículo con un cuchillo de acero de 22 centímetros que llevaba con él y corrió detrás de ellos. Hasta que su hijo y un custodio lograron agarrarlo de los brazos e impedir una tragedia. "Lo que más lo alteró es que le hayan gritado cobarde", explicó Rosito en diálogo con el diario La Voz.

El fotógrafo, que recibió el Premio Internacional de Periodismo Rey de España por la imagen, contó que al principio él pensó que tenía un revólver y que por eso tuvo que utilizar el flash. "Que un militar salga de su casa armado con un cuchillo de paracaidistas es una locura. Una reacción así es impunidad", aseveró.

Menéndez se caracterizó por utilizar sistemáticamente, en cada uno de los juicios que lo tuvo como acusado, el derecho de hacer su descargo antes del veredicto. Fue así que pronunció extensos discursos en los que defendió la represión ilegal frente al "fantasma del comunismo", justificó los crímenes de lesa humanidad como "crímenes de guerra" y desconoció a la justicia civil.

En 2011 perdió su rango militar, cuando la Corte Suprema de Justicia confirmó la condena a prisión perpetua que en 2008 le había dictado el Tribunal Oral Federal de la provincia de Tucumán.

Parlantes