Sociedad

"La Argentina exporta seres humanos para ser sometidos a la trata"

Néstor Roncaglia, dio detalles de su último encuentro con el papa Francisco en Roma, donde Jorge Bergoglio reunió a representantes de más de 10 países que integran el Grupo Santa Marta, para analizar el "drama" del tráfico de personas.

"Es una alianza de que viene de 2014, entre la Iglesia y algunos jefe de policía, que surgió de una iniciativa del Papa. Nosotros participamos desde la fundación y en 2016 se consultó a la ministra Bullrich y el presidente y nos dieron órdenes que continuemos integrando el grupo. Esta fue la quinta reunión en Santa Marta", detalló Roncaglia en diálogo con radio Delta.

En ese marco, el titular de la PFA dijo que las organizaciones criminales de trata "operan de la misma manera" que las bandas de narcotráfico o tráfico de armas. "Es un delito globalizado, en todos los países pasa lo mismo. Algunos países son de consumo de seres humanos y otros los 'producen'. En la Argentina estamos recibiendo personas de Centroamérica para ejercer la prostitución en Buenos Aires, Gran Buenos Aires y el sur del país", alertó el efectivo.

"El año pasado hicimos una investigación profunda, frente a este grupo Santa Marta, para crear redes y contactos. Y recibimos una información de París, que dice que hay una organización que lleva chicos transexuales para trabajar en Madrid, París y Roma. Eso se judicializó vía diplomática. La Argentina es un país de exportación de seres humanos para ser sometidos a la esclavitud moderna, que es la trata. Eran hicos traídos del NOA y NEA (Salta Jujuy y Tucumán), los traían a Buenos Aires, los seleccionaban. Los más jóvenes y lindos los internaba en una clínica en el oeste del Gran Buenos Aires les hacían senos, glúteos, colores de ojos, pestañas y los traficaban a Europa para hacerlos trabajar en la prostitución", describió el comisario general.

Según contó Roncagalia, esta organización actuó bajo las peores condiciones, buscando contagiar a los jóvenes de SIDA. El gobierno parisino otorga un subsidio a los enfermos de HIV para pagar sus gastos y esa banda se quedaba hasta con la plata que recibían los infectados. "Ellos hablaban que cuánto más contagiados tenían era mejor, porque más plata recibían del Estado", especificó. "El daño es increíble, y eso pasó desde la Argentina", agregó.

"El Grupo Santa Marta sirve para tomar conciencia, la Iglesia no investiga a las organizaciones, sino apunta a concientización y atención de la víctima. Pero la trata es un problema de todos. Alguien tiene que investigar a estar organización y encarcelar a los autores, sino es un círculo vicioso: se rescata a la víctima, se la resociabiliza, pero la organización sigue vigente", remarcó.

El último informe de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas del Ministerio Público Fiscal de la Nación (PROTEX) y la organización no gubernamental Acciones Coordinadas Contra la Trata (ACCT) reveló que desde el retorno de la democracia a Argentina, en 1983, la lista de desaparecidos asciende a 6.040 personas, de las cuales 3.231 son mujeres y 2.801 hombres.

El alto porcentaje de desaparecidas, especialmente adolescentes, indica que la mayoría de las desapariciones tienen que ver con trata de personas con fines de explotación sexual, un delito en el que el 99 % de las víctimas son mujeres.

Al término de este encuentro, el papa Francisco denunció la existencia de redes de trata "en las más prósperas de nuestras sociedades" y animó a incorporar nuevas herramientas tecnológicas en la lucha contra la trata de personas. "La experiencia muestra que las formas modernas de esclavitud están más difundidas de lo que podemos imaginar, incluso, para nuestra vergüenza y escándalo, en el interior de las más prósperas de nuestras sociedades", aseguró el Pontífice.

Bergoglio les pidió a los participantes, incluido Roncaglia, que "las iniciativas destinadas a luchar contra la trata de personas, en su objetivo concreto de desmantelar las redes delictivas, deben considerar el uso responsable de tecnologías y de los medios". Además, pidió incorporar "el estudio de las implicaciones éticas de los modelos de crecimiento económico que favorece el beneficio de las personas".

Desde el inicio de su pontificado, Francisco ha insistido con la categoría de "formas modernas de esclavitud" para incluir delitos como la trata de personas con fines de explotación laboral y sexual y el tráfico de órganos.

Dejá tu comentario:

Union Radio

Parlantes
Union digital