Política

Trabajo conjunto para generar buenas prácticas en áreas protegidas

Autoridades y funcionarios de Minería y Ambiente se reunieron con integrantes de la fundación YUCHAN representada por Patricia Marconi y su vicepresidente, Ricardo Clarc.

El encuentro giró en torno a avanzar en un protocolo de buenas prácticas para toda la zona protegida de la Puna catamarqueña, donde se desarrollan actividades productivas como la minería, el turismo y el agro pastoreo.

“Tenemos un interés particular del sitio RAMSA, lagunas alto andinas y puneñas de Catamarca, que es un área protegida de categoría internacional -fundamentalmente por la biodiversidad de aves, por el extraordinario paisaje de lagunas y salares- que en el año 2009 fue designado dentro de la lista de humedales de importancia internacional a solicitud de Catamarca. Con la fundación estamos trabajando desde hace 20 años en la zona, estudiando al flamenco, en ecología de aves, en ecología de humedales. Detectamos la importancia del sitio, tema compartido por las autoridades provinciales y se concretó la primera etapa”, comentó Marconi.

El trabajo conjunto con la Secretaría de Minería se debe a que “es un área muy importante desde el punto de vista minero y en este momento en que se da un gran desarrollo de la actividad minera, nos interesa articular con la Secretaría para que esta actividad se desarrolle de la mejor manera, con los menores impactos posibles e inculcar una cultura de buenas prácticas, tanto en la minería como en todas las actividades que se desarrollan en la zona, donde ahora está teniendo un auge del turismo y siempre hubo actividades agropastoriles con cría de llamas y vicuñas”, señaló la investigadora.

En las zonas aledañas están radicadas las comunidades originarias, con las que la Secretaría de Estado de Minería viene trabajando de manera conjunta a través de los programas de participación ciudadana y de Responsabilidad Social Empresarial de las mineras radicadas en el área.

“Hay comunidades humanas conformadas por grupos aborígenes, muy ligadas a la naturaleza y se han involucrado también en la conservación del sitio RAMSA, una campaña para enorgullecerse de su patrimonio natural y cultural”, apuntó Marconi, quien destacó –en este sentido- el trabajo y “la  buena voluntad de la Secretaría de Minería, que aceptó la contribución de la fundación en las evaluaciones de impacto ambiental en la zona, debido a nuestras especialidades: ecología de aves, linnología, hidrogeología y aspectos sociales”.

El objetivo es generar la cultura de las buenas prácticas de convivencia para que se puedan desarrollar distintas actividades productivas y humanas y conservar la biodiversidad. “Necesariamente tenemos que conocer para actuar y regular, ninguna actividad puede hacerse en su máxima expresión, todas tienen que tener en cuenta a las demás”, concluyó Marconi.

Parlantes