Espectáculos

Calu Rivero detalló su historia con Darthés

"Déjenos ser libres, ¿por qué da tanto miedo cuando hablamos?"

El año pasado, y después de cinco años de silencio, la actriz catamarqueña denunció a Juan Darthés por haberse sobrepasado con ella en escenas íntimas que fueron grabadas mientras participaban de la tira Dulce amor. Por primera vez frente a las cámaras de televisión, Calu visitó el programa 50 Minutos emitido por LN+, para dar detalles de su verdad.

Con un tono de voz decidido y firme, Rivero comenzó su participación televisiva contándole a la conductora por qué elegía participar de la marcha 8M. "Voy a marchar para que esta igualdad entre los géneros y los sexos sea real; para que lo me paso a mí no le pase a nadie más; para que no exista esa mirada juiciosa sobre los otros; para que cuando decimos no es no y se nos escuche y se nos respete", dijo y siguió: "También es importante destacar que marcho por esas personas a las que se les dijo que el feminismo busca combatir a los varones, marcho por los hombres respetuosas con nosotras".

Los detalles desconocidos

La actriz detalló cómo fueron los hechos previos a su salida de la tira emitida en Telefe. "Es importante ponerlo en contexto: esto fue cinco años atrás y la sociedad no estaba preparada para hablar de estos temas; lo que viví estaba completamente naturalizado, pasaba acá y en el mundo", comenzó y continuó detallando que Darthés se sobrepasó en reiteradas oportunidades luego de que ella le hubiera marcado y dicho que no se sentía cómoda.

"Noté que algo estaba mal y lo comuniqué; no hubo escucha y fui yo la que tuvo que dar un paso al costado y dejar de trabajar", contó la actriz, y añadió: "Es muy simple cuando es consentido y cuando no, no hay más vueltas. Consentimiento es cuando el deseo es mutuo, no consentimiento es cuando el deseo que importa es el de él, ahí está mal".

Además, la actriz confesó que debió dejar su rol para preservar su "sanidad mental". "Agradezco mucho el apoyo de mis colegas, es un abrazo eterno", expresó.

Ante la pregunta sobre cuál es la situación judicial del caso, Rivero fue muy clara y concisa: "La Justicia no puede definir nada porque esto prescribió, aunque haya pruebas".

La actriz también se refirió a quienes salieron a criticarla por haber contado la historia. "¿Qué necesidad tengo? Ninguna, solo que esto no pase más, que empecemos a cambiar paradigmas, que la mujer empiece a tener otros lugares", dijo. "De lo único que me arrepiento es de no haber hablado antes, no te va a defender nadie más que vos", agregó, hablándole a las mujeres, a quienes también dedicó: "Hablá, no hay otra forma de sanar".

"Déjenos ser libres, ¿por qué da tanto miedo cuando hablamos?", concluyó.

Parlantes