Panorama Urbano

Turismo cultural urbano

Por Basilio Bomczuk (*)

La semana pasada, mientras hacía unos trámites por el centro, me encontré con muchísima gente recorriendo las calles del casco céntrico. Al preguntar a unos amigos el porqué de tantos visitantes, me contaron que se estaban realizando las XIII Jornadas Inter-escuelas de los Departamentos de Historia, organizadas por la carrera de Historia de la facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Catamarca.

Me puse a averiguar más sobre el tema y me enteré que las jornadas catamarqueñas contaban con la presencia de 1.150 expositores y 99 mesas temáticas, con el principal objetivo de promocionar los saberes construidos, vinculados con la Historia en sus diferentes campos.

Una de las cosas que más me sorprendió gratamente fue la gran cantidad de asistentes. Alrededor de 800 estudiantes y unos 2.000 docentes de diferentes universidades nacionales llegaban a Catamarca -junto con investigadores y una gran cantidad de personas interesada en la Historia-, quienes participaron de este encuentro.

Lo transcripto anteriormente, que puede sonar a un acontecimiento cultural como otro, esconde una realidad que nos tocó vivir a los vecinos de SFVC: la visita de mucha gente que, además de la actividad académica prevista, quiso conocer nuestra ciudad.

Cuando suceden estos encuentros culturales, nos damos cuenta que el turismo en la ciudad tiene un potencial increíble en urbes como las nuestras, donde está presente la historia en sus edificios, calles y espacios públicos abiertos.

El turismo cultural es una modalidad de turismo que hace hincapié en aquellos aspectos culturales que ofrece un determinado destino, ya sea un pequeño pueblo, una ciudad, una región o un país.

En los últimos años, el turismo cultural -considerado como parte del grupo de turismo alternativo- ha cobrado cierta relevancia en aquellas zonas que han visto limitados otros tipos de excursiones que requieren de sol y playa, por ejemplo. Este tipo de actividad precisa de recursos histórico-artísticos para su desarrollo. Es más exigente y menos estacional.

Las características del visitante es que realiza cortas estancias en los lugares que visita, con una duración de destino entre tres a cuatro días. Quien lo practica es muy flexible, ya que suele combinar la cultura con otras motivaciones, con lo que supone un fácil manejo de la demanda siempre que le ofrezcan lo que busca. Los lugares de destino principalmente son los núcleos receptores históricos.

Lo que nos dejan las jornadas

La capacidad hotelera de nuestra ciudad se vio desbordada, los bares y restoranes tenían lista de espera para sus clientes. Los alimentos escasearon en los locales gastronómicos obligando a sus dueños a cerrar sus puertas temprano. A pesar de esto y las elecciones del domingo, mucha gente se quedó unos días más para recorrer los alrededores.

En SFVC tenemos para ofrecer, por caso, el Circuito Caravati. Una experiencia altamente gratificante para el visitante, quien puede llevarse una impresión del interesante acervo cultural que tenemos en nuestra ciudad.

En estos últimos días, los medios reflejaron la falta todavía, de una política seria en materia de turismo que involucre como principal actor al Estado y, por otra parte, a los emprendedores. Se nota aún la ausencia de promoción, inversión y toma de conciencia a largo plazo. Lo más preocupante es que básicamente faltan ideas, porque recursos naturales, culturales y humanos abundan.

Más allá del éxito académico de la universidad por el evento, la presencia de tanta gente recorriendo nuestras calles, nos debe llevar a los vecinos a reflexionar que tenemos que trabajar seriamente en explotar esta veta de una actividad económica tan importante como es el turismo cultural urbano.

(*) Arquitecto

www.avosciudad.com

Arco Iris
Parlantes