Internacionales

Nueva jornada de protestas en Chile: incendiaron una universidad

Varias dotaciones de bomberos trabajaron en el lugar. Decenas de manifestantes volvieron a chocar con los carabineros.

Este viernes, miles de manifestantes asistieron a la llamada "tercera marcha más de Chile" convocada en la Plaza Italia de Santiago.

En su mayoría jóvenes desfilaron, frente al palacio de la presidencia, entonando lemas contra el mandatario Sebastián Piñera, reclamando su renuncia e insultando a los policías que resguardaban el edificio.

Este jueves el mandatario anunció nuevas medidas de seguridad, en un intento por solventar la crisis que desató el estallido social hace tres semanas.

Sin embargo, sus dichos fueron tomados como una provocación e incitaron a que más personas asistieran.

"La tercera marcha más grande de Chile" o "La tercera es la vencida", fueron las consignas que convocaron a lo que comenzó siendo una marcha pacífica.

En el transcurso del día se desataron incidentes violentos, entre manifestantes y los carabineros, que derivaron en el incendio de una sala de la Universidad Pedro de Valdivia, ubicada a metros de la Plaza Italia.

Además, los manifestantes bloquearon la avenida Tobalaba, que divide las exclusivas comunas de Providencia y Las Condes, donde armaron barricadas con basura y mobiliario público y les prendieron fuego en medio de gritos en contra del gobierno de Sebastián Piñera y la policía.

Durante la tarde, decenas de vecinos del barrio Las Condes salieron a las calles vestidos con chalecos amarillos dispuestos a evitar que las protestas lleguen hasta sus hogares. Las protestas también se registraron en Providencia, donde hubo saqueos en comercios y prendieron fuego una casona.

La policía dispersó a los encapuchados, mientras que Bomberos de una veintena de compañías lograron controlar el siniestro.

Los incidentes también llegaron a la residencia del embajador argentino. Tras vencer uno de los portones, los manifestantes arrojaron piedras y rompieron algunos vidrios. Las fuerzas especiales lograron controlar la situación y se hicieron cargo de la seguridad del diplomático Bordón y su familia.

"Fueron varias personas, ingresaron y rompieron vidrios. Es un momento preocupante. Fue un desastre" declaró el embajador argentino.

La crisis social en Chile no cesa y ya se extiende por tres semanas, dejando hasta el momento 20 muertos, según cifras del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).

Dejá tu comentario:

Union Radio

Parlantes
Union digital