Internacionales

Chile decretó el estado de emergencia y saca a los militares a la calle

Con la medida, el presidente del país trasandino, Sebastián Piñera, suspendió algunos derechos de los ciudadanos en cuanto a defensa o seguridad nacional.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, decretó en la medianoche el Estado de Emergencia en la Región Metropolitana luego de los graves incidentes que derivaron de las protestas por el aumento en el boleto del transporte subterráneo.

El decreto implica suspender algunos derechos ciudadanos en virtud de la defensa o seguridad nacional y las zonas designadas estarán bajo la dependencia del General de División del Ejército Javier Iturriaga del Campo.

"El objetivo de este Estado de Emergencia es muy simple, pero muy profundo: asegurar el orden público, asegurar la tranquilidad de los habitantes de la ciudad de Santiago, proteger los bienes tanto públicos como privados y, por sobre todo, garantizar los derechos de todos y cada uno de nuestros compatriotas", remarcó el presidente ante la prensa en el Palacio de La Moneda.

Luego de decretar el Estado de Emergencia, el mandatario dijo que "en los próximos días convocaremos a un diálogo transversal para poder atenuar y aliviar la situación de nuestros compatriotas afectados por alza del Metro".

El presidente llegó a tomar esta decisión debido a la intensidad de los disturbios que marcaron la tarde noche del viernes, con incendios en cinco estaciones de Metro (Subte) y cuatro buses de transporte público, múltiples barricadas en distintos puntos de la ciudad y el incendio de un edificio de la empresa de distribución eléctrica de Santiago, que implicó la intensa labor de bomberos y carabineros para controlar la situación.

Adicionalmente y de forma espontánea en casi todas las comunas de la capital chilena, vecinos salieron de sus casas para realizar cacerolazos pacíficos, que contrastaban con los actos vandálicos en el Metro y otros puntos de la ciudad.

El precio de los boletos del metro capitalino subió de manera sostenida desde el año 2007, cuando costaba 420 pesos (unos 0,6 dólares), hasta los 830 pesos actuales (1,15 dólares), y en la mañana la ministra de Transportes, Gloria Hutt, informó que no se revisaría el alza del precio del boleto, lo que también encendió el descontento popular.

Video: 

Dejá tu comentario:

Union Radio

Parlantes
Union digital