Internacionales

Crece la tensión en Ecuador: indígenas no quieren diálogo con el Gobierno

Tras el funeral de uno de sus dirigentes muertos en las protestas, el movimiento indígena de Ecuador liberó a los diez agentes de Policía que estaban retenidos en el Ágora de la Casa Cultura en Quito desde la mañana del jueves. Pero este viernes, su principal organización contradijo la expectativa alimentada por el presidente Lenín Moreno de un posible arreglo con mediación de la Iglesia católica y Naciones Unidas. 

Jaime Vargas, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas, instó a mantenerse en las calles: "Hemos convocado a todas las organizaciones, a todas las provincias, radicalizar con mayor fuerza en cada uno de nuestros territorios. Esto no va a quedar así compañeros".

Los indígenas entregaron a los policías después del funeral del dirigente Inocencio Tucumbi, muerto el miércoles durante los disturbios por una huelga general. Cuatro de los agentes tuvieron que cargar el féretro hasta la tarima principal del Ágora, donde se desarrolló una misa.

Después del funeral, los diez agentes fueron custodiados por la "Guardia Indígena" hasta el parque Alameda, cercano al casco histórico de Quito, en una marcha rodeados por cientos de personas. En el parque fueron entregados ritualmente a representantes del Sistema de Naciones Unidas en Ecuador y de la Defensoría del Pueblo.

"Agradecemos a Conaie (Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador) la entrega pacífica de los policías. Consideramos esto como un gesto de buena voluntad que contribuye a crear condiciones de mayor confianza para prevenir la violencia y buscar salidas concertadas a esta situación", dijo en un mensaje por redes difundido la delegación de la ONU en Ecuador.

Dejá tu comentario:

Union Radio

Parlantes
Union digital