Nacionales

Era un buen alumno, pero desapareció con la plata de la fiesta de egresados

Sus compañeros de dos cursos podrían quedarse sin la tradicional celebración. Si no aparece en dos días, lo van a denunciar.

Buen alumno y mejor compañero. Nadie en la escuela imaginó que "el chico 10" iba a desaparecer con el dinero de la fiesta de egresados. Sus amigos, indignados, le dieron un ultimátum: si no regresa con la plata en las próximas 48 horas, lo denunciarán por el delito de estafa.

La historia conmueve por estas horas a la Escuela de Enseñanza Media para Adultos (Eempa) Nº 1.299 de Rosario. Dos cursos de quinto año, unos 25 alumnos, podrían quedarse sin fiesta de graduación por la traición menos pensada: la fuga del compañero que estaba encargado de juntar la plata para la celebración.

"Está con nosotros desde primer año. El mejor alumno de la clase, siempre atento y solidario con todos. El típico chico 10. ¿Cómo íbamos a imaginar algo así?", dice Gisela, una de las damnificadas.

Todo comenzó a fines del año pasado cuando ambos cursos se juntaron por primera vez para organizar la graduación. Marcos (26 años) se ofreció desde su pupitre como voluntario para averiguar precios de salones. "Yo tengo tiempo de sobra, yo me encargo", dijo.

A la semana siguiente, llegó a la escuela con un precontrato para celebrar una fiesta el 8 de diciembre de 2018 por 500 pesos la tarjeta. El lugar gustó y Marcos quedó como el responsable de juntar todo el dinero.

Sus compañeros le fueron entregando la plata a medida que podían ahorrar unos pesos. "Somos todos laburantes, a nadie le sobra nada. Hay alumnos que pagaron cinco o seis tarjetas. Pensamos que estaba todo en orden y nos encontramos con la sorpresa de nuestras vidas", cuenta Gisela.

La primera sospecha llegó el mes pasado, cuando el muchacho pidió más plata por "la actualización" de las tarjetas. "Pero cómo, si el precio era fijo", planteó un compañero. "Es cierto, voy a reclamar", respondió Marcos, para evitar más quejas.

Gisela y otras dos alumnas se acercaron al salón de fiestas para asegurarse de que el precio no se había alterado. La secretaria les dijo que el costo seguía siendo el mismo, pero les advirtió que debían saldar la deuda cuanto antes para no perder la reserva. Solo se había depositado una ínfima parte, 9 mil pesos.

Ni bien salió del salón, Gisela le mandó un mensaje a Marcos. El nunca le respondió. Desde ese momento apagó el teléfono y nadie puede ubicarlo. "No volvió más a clase. Fuimos hasta su casa. Hablamos con su familia, pero nadie sabe dónde está. Se lo tragó la tierra", cuenta. 

Sus compañeros calculan que se llevó más de 55 mil pesos. Sin ese dinero, la celebración pende ahora de un hilo. La empresa contratada estiró los plazos de pago, pero necesita aunque sea la mitad de todo el dinero adeudado para mantener la fecha fijada. Muchas chicas ya compraron los vestidos. Y los chicos, los trajes.

"Nos robó mucho más que dinero. Nos robó la ilusión de tener una fiesta de fin de curso, nunca se lo vamos a perdonar", asegura Gisela. En un primer momento, admite, "todos querían lincharlo". Ahora solo le piden que entregue el dinero.

Un abogado les sugirió que lo intimaran mediante una carta documento. Otro, que presenten una denuncia en una Fiscalía. Los damnificados eligieron hacer público el caso primero para que el estafador aparezca con el dinero que se robó.

Pero como dudan de que Marcos "recapacite", ya empezaron a organizar actividades para recolectar algo de plata. Este fin de semana harán un bingo en el patio de la escuela. El esfuerzo colectivo —dice Gisela— puede más que una traición.

 

Dejá tu comentario:

Union Radio

Parlantes
Union digital