Policiales

Lucio Montero negó saber dónde están los desaparecidos en el juicio que se hace en San Juan

Los testimonios enfrentados de un testigo y un abogado catamarqueños quedaron en el centro de la escena durante una nueva audiencia por el tercer juicio de lesa humanidad que se lleva a cabo en esa provincia.

Es en el marco del  juicio oral y público que lleva adelante el  Tribunal Oral Federal (TOF) de la provincia de San Juan, y que tiene imputados a veintiún militares, por seis causas que dejaron un saldo de 205 víctimas, entre ellas 20 desaparecidos, testimoniaron dos catamarqueños.

En la última audiencia de la Mega Causa San Juan, cumplida el lunes último en el Rectorado de la Universidad Nacional de San Juan, prestó declaración el abogado catamarqueño Lucio Montero, conocido defensor de los ex militares involucrados en causas por delitos de lesa humanidad en Catamarca (Rauzzino, Lucena, Carrizo Salvadores, entre otros).

En la oportunidad, Montero negó rotundamente los dichos del ingeniero Juan Manuel Salas, quien el 23 de octubre pasado, en audiencia por videoconferencia desde el TOF de Catamarca, reveló supuestos comentarios de Lucio Monteros, sobre la historia de cómo en el regimiento de San Juan trasladaban los cuerpos de los secuestrados/desaparecidos en los años de la última dictadura militar.

Salas, quien fue uno de los detenidos el 2 de diciembre de 1975, en el operativo realizado por las fuerzas de seguridad en la residencia universitaria de San Juan, en su largo testimonio expresó que en el año 1988 un ex militar (por Montero, retirado como Mayor del Ejército) le contó saber el sitio en el que se encuentran enterrados los restos de los desaparecidos. Y precisando que el ex militar “aún vive y conoce su domicilio”, motivó la citación de Montero ante el TOF sanjuanino.

El lunes, en su testimonio, Montero, además de desmentir a Salas, afirmó que “en Catamarca los organismos de DDHH no están bien fundamentados y que son una farsa”, según comentaron miembros de la Casa de la Memoria de nuestra provincia, que asistieron a la audiencia.

Desde la misma entidad de familiares de detenidos/desparecidos catamarqueña, se rescató que “el ingeniero Salas fue concreto y ratificó su declaración anterior, ampliándola con el interrogatorio de la querella y fiscalía”, remarcando que “los abogados defensores de los imputados no realizaron ninguna pregunta”.

En otra parte de la diligencia de la víspera, el TOF solicitó los legajos personales de Montero y resolvió que no era necesario realizar un careo entre el ingeniero Salas y el abogado catamarqueño, quienes incluso registran  vínculos familiares.

La audiencia en San Juan se extendió hasta pasadas las 13 , y luego de un cuarto intermedio se reanudó a las 15.30 , con el traslado de jueces, testigos y abogados de las partes al lugar indicado por el ingeniero Salas, para una inspección ocular, de la que además participaron representantes del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF y el equipo de antropología de la Policía Federal.

El próximo lunes continuarán las audiencias con la declaración de nuevos testigos, mientras el tribunal resolverá cómo continuar con respecto al resultado de la inspección ocular en el terreno apuntado por Salas como sitio de los enterramientos de los detenidos/desaparecidos.

En esta causa están imputados Jorge Olivera, represor que fue recapturado en enero de este año, tras estar tres años prófugo luego de ser condenado a 25 años en reclusión perpetua por delitos de lesa humanidad cometidos entre 1976/7 a 1983; Eduardo Daniel Vic, Juan Carlos Coronel, Eduardo Daniel Cardozo Jorge Horacio Páez, Osvaldo Benito Martel, Daniel Rolando Gómez, Gustavo De Marchi, Juan Francisco Del Torchio, Rubén Arturo Ortega, Juan Carlos Méndez Casariego, Elías Lucio Arancio, Darvin Vianor Mejias, Oscar Emdmigio Amide y Nicolás Dalmasio Manrique, José Hilarión Rodríguez, Juan Carlos Torres, Julio Horacio Nieto, Pedro Blanco, Rodolfo Blanco y Juan Alberto Aballay.

Únicamente ocho de los acusados están alojados en el pabellón especial para imputados por delitos de lesa humanidad en el Servicio Penitenciario de Chimbas, San Juan, mientras que el resto se encuentra con prisión domiciliaria.

De la “Casa de la Memoria”

Desde la “Casa de la Memoria” de Catamarca se emitió un comunicado, destacando “la importancia que estos juicios continúen, sobre todo para los testigos, víctimas y familiares de las mismas, y aunque es una herida que vuelve a abrirse no deja de ser reparador tratar el tema en un juzgado, donde se va armando por medio de pruebas la verdadera historia de los años tan crueles y dolorosos que vivimos”.

“Desde la Casa de la Memoria, somos parte de  estos acontecimientos tan importantes que develan los hechos reales en cada lugar de nuestra Patria”, describen, remarcando que “las expectativas que tenemos no son únicamente Verdad y Justicia; a esto le incorporamos la historia real y verdadera del destino de nuestros desaparecidos, ya que hasta el día de hoy en ningún juicio celebrado de lesa humanidad los genocidas represores imputados y o condenados indicaron donde están…”.

Luego de afirmar que “los desaparecidos y presos políticos  tenían familias, proyectos, sueños y un futuro que le arrebataron como dueños absolutos de la vida y destino de las personas”, la Casa de la Memoria señala que “el Sr. Montero continúa negando y difamando una historia que fuimos reconstruyendo con los juicios, con los testigos y con nuestros desaparecidos que nunca encontramos y que sí existieron”, concluyendo con la consigna “Por más Memoria, más Verdad y más Justicia”.

Parlantes
YPF