Información general

Día de los fieles difuntos: Gran afluencia de gente en el Cementerio Municipal

En conmemoración a este día, también llamado “Día de los muertos”, muchas personas asistieron a los cementerios de la provincia para recordar a sus difuntos. Además hubo una gran cantidad de vendedores ambulantes.

Ayer, en el Cementerio Municipal, pudo observarse una gran concurrencia de gente, al conmemorarse el Día de los muertos -o de los fieles difuntos-.

Cientos de familiares y amigos acudieron ayer al Cementerio Municipal a visitar a sus difuntos y gracias al asueto que se decretó, la afluencia de gente fue masiva. Los visitantes, además, participaron de la misa -en la Capilla del cementerio- que se realizó cerca de las 10 de la mañana.

A su vez, fuera del cementerio hubo una gran cantidad de vendedores ambulantes que ofrecían, pochoclos, algodón de azúcar, velas, gaseosas, encendedores y hasta recuerdos de Catamarca, mientras que en otro sector se comercializaban flores y productos regionales.

“Siempre para esta fecha vendemos muy bien, porque es una costumbre llevarle flores a los difuntos”, dijo una vendedora que hace años tiene un puesto de flores en la entrada del cementerio. Explicó que las rosas son importadas de Colombia y los claveles provienen de La Plata (Pcia. de Buenos Aires), el resto de las flores son producción local, de Miraflores y Banda de Varela.

Por otra parte, debido al cambio de nichos que se realizó hace poco en el cementerio, muchas personas acudieron a la oficina administrativa para preguntar dónde estaban ubicados sus difuntos.

“Debido a este último cambio que realizamos, mucha gente se acercó a la oficina para saber dónde estaban ahora los difuntos. Hubo mucha concurrencia esta vez en el cementerio”, dijo una empleada.

Día de los Fieles Difuntos

La Conmemoración a los Fieles Difuntos, es una celebración católica que se realiza el 2 de noviembre complementando al Día de Todos los Santos, cuyo objetivo es orar por aquellos fieles que han acabado su vida terrenal y, especialmente, por aquellos que se encuentran aún en estado de purificación en el Purgatorio.

La celebración de una fiesta dedicada a los difuntos persigue en la mayoría de culturas el objetivo de apaciguar a los muertos más recientes que vagan aún por la tierra sin encontrar el lugar de reposo (para la Iglesia Cristiana Católica ese lugar por el cual vagan se llama Purgatorio).

La tradición de rezar por los muertos se remonta a los primeros tiempos del cristianismo, cuando ya se honraba su recuerdo y se ofrecían oraciones y sacrificios por ellos. Cuando una persona muere ya no es capaz de hacer nada para ganar el cielo; la creencia es que los vivos sí podemos ofrecer nuestras obras para que el difunto alcance la salvación.  A estas oraciones se les llama sufragios.

En el país, la tradición se conserva especialmente en el noroeste.

En otros países de Latinoamérica, donde la fusión con las creencias y ritos aborígenes es aún más manifiesta, el día se celebra como una festividad en la que es posible reencontrarse con los seres queridos muertos.

Parlantes
YPF