Policiales

Para los jueces, los imputados han mostrado un gran desprecio hacia la vida de los demás

Los letrados dieron a conocer los fundamentos de la sentencia a Yésica Paola Ferreyra y Ángel Ariel Leguizamón por el homicidio de Jorge Herrera, quienes recibieron la pena máxima el pasado 18 de octubre.

La cámara penal de Tercera Nominación dio a conocer los fundamentos del veredicto condenatorio contra Yésica Paola Ferreyra, y Ángel Ariel Leguizamón, por el homicidio de Jorge Herrera en un motel de la Ruta 1 el 21 de julio de 2016.

El pasado 18 de octubre, los Jueces Jorge Rolando Palacios, César Marcelo Soria y Patricia Raquel Olmi, condenaron a los imputados a la pena de prisión perpetua tras haberlos encontrado culpables de homicidio calificado por alevosía.

En este sentido, resaltaron  como agravantes “la naturaleza de la acción y el modo de ejecución del hecho, donde los imputados han mostrado un total desprecio hacia la vida de los demás; el daño causado por cuanto no sólo sesgó la vida de un padre de familia, casado con Laila Bordón de cuyo matrimonio tuvieron hijos, una persona trabajadora, de muy buen concepto social, truncándole todos sus proyectos y expectativas, sino que dejó a toda una familia sumida en la pérdida, en la desesperación y que inevitablemente ocasiona todo un cambio estructural en sus futuros”, detallaron.

y continuaron “El lugar donde comete el hecho, que fue llevado por la acusada aprovechando la buena fe de la víctima que cayó en el acecho de los imputados.

  Los imputados Yésica Paola Ferreyra y Ángel Ariel Leguizamón en el desarrollo del juicio oral y público  no han tenido muestra alguna de arrepentimiento, pues más bien lo contrario, puesto que quedó probado que con posterioridad a los hechos, se dedicaron a ocultar los rastros que dejó el sangriento y cruel delito con el fin de lograr su impunidad.

La edad de los imputados, personas jóvenes, muestran ya un  total desapego a reglas de conducta y valoración de la vida humana; los roles que cumplieron ambos imputados en el hecho; la sorpresa con la que actuaron que conlleva la consiguiente mayor indefensión por parte de la víctima; ambos imputados fueron  cobardes y traidores en su accionar, toda vez que arremetió contra una persona indefensa, engañada en su buena fe, sorprendida y que no portaba ningún elemento como para defenderse, por lo que lo considero con un alto grado de peligrosidad criminal”, Enfatizaron.

finalmente llegaron a la reflexión de preguntarse “¿Qué otra razón habrá que dar para fundar que deben ser sancionado con la pena máxima?  como lo impone una pena de prisión perpetua, si ni la edad (tenía ya 29 años Yésica Paola Ferreyra, y Ángel Leguizamón, 32 años a la fecha del hecho, suficiente como para tener experiencia de vida), ni la dificultad para ganarse el sustento, padres de familia con tres hijos, ni los motivos que lo llevaron a delinquir,  favorecen en algo una ponderación positiva, lejos de ello, como se dijo, todas las respuestas para la individualización son negativas”, culminó.

El hecho

El 21 de Julio de 2016, la víctima llegó engañada por su amante (Paola Ferreyra) al motel donde, luego de solicitar una habitación,  fue literalmente emboscado por la pareja de la mujer, quien lo asesinó a puñaladas.

Mauricio Herrera de 44 años fue asesinado de varias puñaladas por la pareja de su amante, quien -supuestamente amenazada por el homicida- le avisó que iría a un motel de la ruta provincial Nº 1 junto con la víctima.

El desafortunado amante fue literalmente emboscado por su asesino, quien en complicidad con la mujer, lo abordó en el garaje de la habitación alquilada y lo asesinó de al menos siete puñaladas.

Al día siguiente, los autores fueron detenidos y en la vivienda se realizaron allanamientos con recupero de evidencia.

Parlantes
YPF