Economía y finanzas

Emprendedores catamarqueños afianzan su rol en el Noroeste

La cooperativa fue la encargada de gestionar un punto de venta de artesanías catamarqueñas en el shopping de la terminal.

Bajo el lema “por el pan y por los sueños”, la cooperativa catamarqueña Juanito Contreras, que desde 2009 está “al servicio de la economía social, solidaria y popular”, afianza su rol de articuladora entre emprendedores del Noroeste argentino, a los que les planifica y facilita las ventas de sus producciones y artesanías.

“Esta es la principal actividad que desarrollamos, sostener una comercializadora dentro del sistema de comercio justo y consumo responsable, que está en plena expansión”, contó Juan José Sánchez, presidente de la cooperativa Juanito Contreras.

La cooperativa fue la encargada de gestionar un punto de venta de artesanías en el shopping de la terminal de ómnibus de la ciudad, que se inauguró en diciembre del año pasado. Se trata de un local donde a través de un convenio con el Ministerio de Desarrollo Social de la provincia, dentro del programa nacional Creer-Crear, trabajan con “más de treinta familias”, cooperativas y organizaciones en la comercialización de productos artesanales elaborados por manos catamarqueñas.  El proyecto se llama “Primero lo Nuestro” y se venden con la marca “Pachamanca”.

“Pensamos en tener una distribuidora de productos de calidad y poder realizar intercambios compensados entre comunidades y organizaciones de distintos puntos de la provincia de Catamarca”, indicó Sánchez.

Según explicaron, la entidad persigue el objetivo de ampliar volúmenes de oferta-demanda y de contribuir al desarrollo de los productores de forma autónoma, siempre respetando identidades culturales. La cooperativa incluye, diseña estrategias de comercialización en condiciones justas para toda la cadena de valor, teje relaciones con los emprendedores y busca sumar nuevos, fortaleciendo un circuito donde quienes producen y comercializan son los propios productores en relación directa con los consumidores. Así, se comercializan alimentos campesinos, indumentaria, textiles y productos de madera.

La Juanito Contreras, integrante de la Federación Argentina de Cooperativas de Trabajadores Autogestionados (Facta), está formada por “profesionales y técnicos con más de 20 años de experiencia en acciones de la economía popular” y brinda servicios con la idea de “contribuir al buen trabajo de las organizaciones del sector”.

Entre los usuarios se anotan productores, vecinos y emprendedores populares del campo y la ciudad, emprendedores familiares, organizaciones, cooperativas de productores. “También nos orientamos a trabajar en apoyo a instituciones públicas y privadas que se constituyen en agentes de desarrollo del sector de la economía social y solidaria”, dijo Sánchez.

Además de la comercializadora popular, la Juanito Contreras contempla otras áreas de trabajo, como una escuela cooperativa en economía social y solidaria, con el fin de formar agentes de la economía social, emprendedores, hacer capacitaciones y brindar asesoramiento.

“Creemos que es necesario sistematizar y devolverles a los emprendedores y a las organizaciones de Catamarca las capacidades para sostener la vida en el territorio que alguna vez tuvieron. Por eso trabajamos en formar sujetos de la economía popular, para que puedan gestionar con profesionalidad, sin perder la lógica y el sentido de trabajar para la vida”, sostuvo Juanjo Sánchez.

El presidente de la cooperativa catamarqueña, que nació del trabajo de la ONG Bienaventurados los Pobres, detalló que el nombre de la entidad es en homenaje al “belicho” Juanito Contreras, de La Puerta de San José (Norte Chico de Belén, en el oeste catamarqueño). Sánchez contó que “Juanito fue carpintero, agricultor, molinero, cambalachero, cantor, poeta y muchas otras cosas. En los 70 fue promotor del Instituto de Cultura Popular en Catamarca (Incupo). En 1984 participó en la fundación de la Asociación Bienaventurados los Pobres, y en el 85 fue promotor de la asociación. Pero, por sobre todo, fue un maestro de todos nosotros: educadores populares, trabajadoras y trabajadores militantes por el pan y por los sueños”.

Parlantes
YPF