Economía y finanzas

Crecen los préstamos con Internet como aliado

Para saldar otras cuentas, irse de vacaciones, refaccionar la casa o cambiar el auto, los préstamos están creciendo aceleradamente en la Argentina. Según estimaciones privadas, se espera que cuando termine este año, el sistema financiero haya prestado un récord de 500.000 millones de pesos, contabilizando individuos como empresas. Una cifra que muestra el dinamismo de la economía.

Una de las causas de esta cifra extraordinaria son los créditos otorgados fácilmente a través de Internet, sin necesidad de tener cuentas o tarjetas de crédito en los bancos. En la Web, solicitar un préstamo personal es cada vez más fácil. En efecto, sólo hay que elegir el importe y la fecha de devolución que más te convenga y el préstamo es otorgado en forma rápida y segura.

Estos sistemas de préstamos online incluso llegan a las personas que aparecen en bases de datos sobre deudores como el Veraz. Ya que, si bien los bancos rechazan a estos clientes, en Internet es posible llegar al préstamo deseado: lo único que se necesita es tener un dispositivo con acceso a internet.

Para los que no quieran asistir a los bancos, las alternativas por Internet no llevan más de 10 minutos. Los datos se validan por correo electrónico y un celular y el dinero se retira de cualquier local de RapiPago. Tampoco requieren avales e, incluso, ofrecen programas de fidelización. Estos hacen que al solicitar microcréditos varias veces, quienes prestan el dinero dan bonificaciones.

¿Cuánto prestan estas plataformas? “Eso depende de la cantidad de veces que hayas solicitado el préstamo con nosotros. Si lo pedís por la primera vez o si ya te lo hemos concedido antes y también de si pagaste correctamente tus anteriores préstamos”, explica uno de los servicios más populares de préstamos personal por internet.

 

En crecimiento

Con todo, este año los préstamos al sector privado están creciendo a 46% anual, casi duplicando la inflación, según cifras del Banco Central. La autoridad monetaria asegura que, hacia fin de año, los créditos personales ya crecerán a tasas de 60% respecto de 2016. “Algo parecido sucede con las líneas prendarias, al tiempo que también toman más velocidad los préstamos a empresas, especialmente descuento de documentos”, asegura el periodista especializado Pablo Wende.

Al margen de esto, también están creciendo fuerte los préstamos ajustados por UVA, es decir, que tienen en cuenta la inflación a la hora de indexar el capital. Esto permite cuotas mucho más bajas, que se incrementan con el tiempo y plazos de hasta 30 años. Desde el Gobierno, manifiestan que “después de cinco años de crecimiento nulo, hay que festejar que vuelva el crédito a contribuir a crear empleo, ampliar la inversión y darnos esperanza de volver a crecer sostenidamente”.

Parlantes
YPF