Policiales

Policía golpeó y detuvo a joven que iba a pie por negarse al test de alcoholemia

La víctima regresaba a esta ciudad, junto a un amigo, de un boliche de la ruta 4. Como había ingerido bebidas alcohólicas, optó por dejar el auto y caminar. Sin embargo, los detuvieron en el puesto caminero.

Un insólito caso, que podría encuadrarse en el abuso de autoridad por parte de efectivos de la Policía de la provincia, tuvo como protagonistas a dos jóvenes amigos y al personal de guardia apostado en el Puesto Caminero de Las Rejas, sito en Avenida Ocampo al 100.

Durante la  jornada de ayer, el denunciante, iba a ser examinado por el cuerpo Interdisciplinario Forense, con el objeto de establecer el grado de lesiones sufridas. La fiscal Miriam López investiga el caso y habría ordenado la remisión de las imágenes de las cámaras de seguridad ubicadas en el lugar del hecho.

LA UNION pudo conocer, de fuentes judiciales y policiales, que el hecho tuvo lugar el último domingo pasadas las siete de la mañana.

De acuerdo a la denuncia radicada por la víctima en la Unidad Judicial N 5, en horas de la madrugada, había concurrido junto a un amigo a bailar al boliche sito en Loma Cortada. Tras permanecer varias horas en el lugar, donde ingirió bebidas alcohólicas, el joven y su amigo retornaron a sus domicilios. Como había ingerido bebidas, el denunciante decidió dejar el automóvil en inmediaciones al boliche y regresar a  pie.

Detención arbitraria

Al llegar al puesto caminero de Las Rejas, los uniformados allí apostados los hicieron parar. Luego de identificarlos y preguntarles de dónde venían -según relató el damnificado a los investigadores- un policía les dijo que hicieran el test de alcoholemia. Situación a la que el denunciante y su amigo se negaron, argumentando que no correspondía, puesto que se encontraban a pie y, para evitar ser multados habían dejado estacionado el rodado. Asimismo, el policía le exigió que le entregara la licencia de conducir y la documentación del vehículo, a lo que el denunciante se negó. Según la denuncia, el joven contó que la negativa molestó al policía quien lo habría agredido físicamente y lo llevó contra su voluntad al interior de la dependencia policial, donde lo privó de la libertad.

En el interior de la delegación, los jóvenes habrían sido obligados a decirles a los efectivos dónde habían dejado estacionado el vehículo. Tras “quitarle” las llaves del rodado, dos policías se dirigieron al lugar indicado por el joven y “trajeron” el auto hasta la base del puesto caminero donde le colocaron las fajas de secuestrado.

Luego de permanecer algunas horas detenido, el joven recuperó la libertad y se presentó en la Unidad Judicial N 5, donde denunció a los policías.

El grave hecho fue informado a la fiscal Miryam López quien ordenó las  medidas a seguir. Entre ellas, que el joven fuera examinado ayer por el cuerpo interdisciplinario forense. Así también, se solicitó el listado del personal que estuvo de guardia al momento del hecho para deslindar responsabilidades.

Fue víctima de un robo en el hospital

Una enfermera del Hospital de Niños Eva Perón, identificada como Rita Colombres, denunció la sustracción de su teléfono celular. Según declaró en el Precinto Judicial N 5, había dejado el aparato en la oficina de enfermería entre las horas 21:45 y 22:10, dándose con la novedad, al regresar a buscarlo, de que  el mismo ya no estaba.

Una situación similar denunció Elena Herrera, a quien personas desconocidas le robaron una mochila, mientras se encontraba en el interior del natatorio, ubicado en Junín al 300. En el interior de la mochila, la joven guardaba una billetera con dinero en efectivo, tarjetas y documentación personal.

Parlantes
YPF