Espectáculos

Martín Musarra: “Catamarca está lejísimos de entender el cine como política cultural”

El Director de “Mi mamá Lora” nos cuenta sobre el estreno de su primer película que será en estos días en Buenos Aires, y su punto de vista sobre el cine en nuestra provincia.

El próximo jueves se estrenará en Buenos Aires “Mi mamá Lora”, la película del director platense, Martín Musarra,  radicado en Andalgalá desde 2004.

En esta entrevista, habló sobre el recorrido de su ópera prima por trece festivales internacionales, su visión sobre el Cine Nacional Argentino y algunos proyectos futuros.

-¿De qué se trata “Mi mamá Lora?

Mi mamá lora es una película destinada  a los niños, que en el proceso fue mutando. Al principio fue catalogada por nosotros mismos como una película “infantil” y la transformación fue propia, nos fue mostrando su amplitud y  para quiénes estaba destinada. Tomó una importancia diferente la palabra. En general, lo “infantil” es com si menospreciara o subestimara al niño, entonces empezamos a decir que era una peli “para niños”; y  sumado a eso, después apareció la familia. Entonces podemos decir que Mi mamá Lora es una película fantástica, de realismo mágico, para niños y para la familia.

-¿Hace cuánto tiempo empezaste con la película?

Es mi ópera prima, y se estrena el 12 de octubre, luego de seis años de proceso, desde que se escribió, hasta que hace dos años y medio atrás,  la filmamos y la rodamos en Concordia, Entre Ríos. Desde el año pasado está terminada y dando vueltas por el mundo, en festivales internacionales de gran prestigio. Eso le dio un gran oxígeno en este último tiempo y es una alegría que llegue al desenlace, el estreno. El jueves se estrena en el Gaumont, en el espacio Incaa o CineAr, y el jueves 19 se estrena en Concordia, con todos los actores, extras y toda la gente que hizo posible la película.

-¿Y  acá en Catamarca, cuándo va a ser el estreno?

Acá es bastante más complejo, desde algunos aspectos técnicos. Las salas comerciales no tienen espacio para programarla, es una situación complicada que está viviendo el cine nacional, las producciones están corriendo mucho riesgo, desde todos los procesos, desde el financiamiento del Incaa, los subsidios, y la cuota de pantalla, que es la protección al cine nacional, no se está cumpliendo, entonces es muy difícil meter una peli hoy, en un cine comercial. La otra alternativa que también tenemos es el espacio Incaa o cineAr, donde solo se proyectan pelis nacionales, y el precio es mucho más accesible. En el caso de Catamarca es bastante complicado porque está en reparación. Me intenté comunicar con la secretaria de Cultura y no tuve respuestas, no sé bien para cuándo está programado que ese espacio esté reparado, así que Catamarca estará a la espera. Me encantaría que sea simultáneamente con estas fechas, lo merecemos, yo hice un esfuerzo muy grande para dirigir esta peli, hay mucho sacrificio detrás. Es traer un beneficio a nuestro sector.

Saliendo del interior de la provincia, fue mucho más grande el esfuerzo, entonces es realmente importante que se pueda ver la película, porque soy un catamarqueño que sale a dirigir una película en otro lado y que representó a Latinoamérica inclusive, en otros festivales.

El proceso que tiene una película es como una hija, la cuidaste durante un montón de decisiones y bueno, cuando se ve es el momento de mostrarlo, es el momento donde todos tienen que poner una parte, y ahí es donde siento yo que Catamarca esta lejísimos de entender el cine como política cultural. Es una instancia de representación, entonces ni siquiera se entiende lo que significa fomentar la industria del cine, o audiovisual o el arte en general y la cultura. A mí me duele mucho ver que en momentos electorales el cine móvil llega a Andalgalá a mostrar películas y meterse en las escuelas con los niños, con un candidato, o concejal. A mí, como director de cine, como apasionado de la industria y de lo que significa, me duele muchísimo que cuando uno lo pide, te digan que no hay combustible, y que cuando se necesita mostrar estos seis años de laburo, todo este año de recorrido por festivales, en el momento en el que se tiene que hacer, no se hace. Hoy Catamarca no puede ver “Zama”, la película de Lucrecia Martel, una directora reconocida y admirada, pionera en el cine nacional y no está. Lamentablemente se le dio lugar a otras películas, con otros presupuestos que no necesitan digamos de todo este aparato, porque tienen millones para promocionar, entonces como que uno apuesta a que en algún momento se valore lo que uno hace.

-¿Cómo fue llevar  adelante la creación de una película para niños?

Es una película nacional para niños, entonces tiene una doble batalla, cuidar el cine nacional y cuidar a los niños. Tiene muchos valores puestos, no dejé nunca de tener presentes a los espectadores cuando la estaba haciendo, el hecho de ser padre también te pone en una responsabilidad con el mensaje que uno le da a su hijo, todo eso que a vos te interesa para tus hijos, digamos, todo eso que el mundo banaliza, ponerlo realmente en valor. Uno se pone un poco en el papel de padre adoptivo de todos esos espectadores posibles; entonces hay mucho puesto en la peli, para cuidar esa infancia, para que los pibes no se peleen, no compitan entre ellos, como nos están enseñando en la escuela inclusive, que no se puede trabajar en equipo.  La película habla de la incondicionalidad del amor y también intenta deconstruir gran parte del mensaje machista que tiene la sociedad. Tiene un linaje femenino, “Mi mamá Lora” se trata de una niña a la que su mamá se le transforma en una lora, y entonces esa niña despierta sus valores, su identidad, a través del conflicto que le sucede, pero toda la línea de estructura está basada en un linaje de mujeres. Entonces es importante que, en el momento que uno tiene para mostrar, se muestre eso, y cuando vos me preguntás si se va a hacer acá, me llenaría de orgullo que toda la gente que sabe de este sacrificio pueda verla, sería una devolución también.

-¿Hay  algún proyecto futuro?

La verdad que me encantaría poder filmar acá, que Catamarca sea también testigo de lo que significa un rodaje, si bien ya pasó con otros artistas, me gustaría que podamos filmar acá. Y me gustaría que así como con en esta peli me comprometí con los niños, comprometerme esta vez con los adolescentes. Creo que es un sector muy vulnerable de la sociedad, que está atravesando muchas crisis que nadie está entendiendo, ni la gente que está dedicada a la salud, a la educación, a la cultura, hay un grado muy alto de desconexión. Hay una crisis muy grande en el adolescente, que es el duelo de abandonar esa infancia y una negación al mundo que construyeron los adultos. Los adultos construyeron un mundo donde los adolescentes no tienen ganas de entrar, entonces prefieren entrar a una red social, refugiarse en un lugar virtual, irreal, para poder construir desde ahí una entidad diferente, porque tienen un montón de mandatos; entonces, yo estoy sensibilizando mucho con esa parte; miles de pibes se suicidan, nadie te dice nada, nadie entiende por qué, ni los familiares. Me tocó el caso de una amiga, que la hija se quitó la vida en una de las escuelas más importantes de La Plata. Creo que  hay un montón de mensajes detrás de eso y creo que hay miles de películas destinadas a intelectuales, snob, que analizan temas de la sociedad, del amor, de la filosofía, pero no puede  ser que lo temas que nos interpelan realmente.

No hay películas para niños que aborden con una sensibilidad, sin tanto efecto de computadoras, digamos, yendo más a lo real, me parece que eso es una realidad latinoamericana, construir un universo fantástico de realismo mágico, explorarlo. Estoy trabajando en la idea.

Nuria González

Redacción

Diario LA UNION

Parlantes
YPF