Deportes

Estadio local, el "infierno" donde podría jugar Argentina

Tras jugar en la Bombonera contra Perú, proponen inéditos estadios donde podría ser local la Selección, uno de ellos es catamarqueño, ¿por qué no probar locuras la próxima?.

Antes del partido por las eliminatorias sudamericanas disputado ayer entre la Argentina y Perú, se creó un debate a raíz de donde debería jugar la Selección ante los incaicos. Se mudó el partido previsto en el Monumental a la Bombonera, con el objetivo de tener un ambiente más acalorado, sentir el apoyo de la gente e impresionar a los visitantes.

Finalmente esa presión y la atmósfera única del estadio de Boca no tuvo efecto con la Selección y terminó empatando sin goles en un partido que debía ganar para acomodarse en la tabla de posiciones.

En una nota subida por Olé, “si los estadios más grandes e históricos del país no funcionaron, ¿por qué no probar locuras la próxima?”, y en una de esas 10 “locuras” se encuentra la cancha de Unión Aconquija, donde hacen especialmente hincapié el trayecto “tedioso y peligroso” hasta llegar al  estadio.

Municipal de Aconquja, de Unión Aconquija (Catamarca). Lo que hace particular a este estadio, ubicado a 2.000 metros de altura, es el duro camino hacia el mismo. Para llegar, hay que hacer un tedioso y peligroso trayecto que demanda casi dos horas entre precipicios y cornisas. Allí juega algunos partidos Unión Aconquija por el Federal A, por más que increíblemente las líneas estén a apenas un metro del cerco perimetral, con todo el riesgo que ello implica.

La línea está a un metro del cerco perimetral. 

Camino que separa a Andalgalá de Las Estancias.

Los otros estadios que integran la lista son:

El Monumental José Fierro, de Atlético Tucumán. Con capacidad para más de 35 mil personas, quienes lo han pisado lo consideran uno de los estadios más calientes del país. Incluso los hinchas del Decano se movilizaron, mitad en broma mitad en serio, para que la Selección hiciera de local allí ante Perú. Así se vivió el recibimiento de un Atlético – San Martín por Copa Argentina en 2013.

La Ciudadela, de San Martín de Tucumán. No podía faltar la casa del otro gigante de dicha provincia. Entran 30 mil personas y la cercanía entre el público y los jugadores crean una atmósfera picante.

El Gigante de la Avenida, de Chaco For Ever. La casa de un histórico con pasado en Primera División. Tiene capacidad para 20 mil hinchas y suele ser un hervidero cuando el local juega instancias decisivas. Así lo demostró en una final de Argentino B ante Juventud Unida de Gualeguaychú, allá por 2013.

El Gigante de Alberdi, de Belgrano. Recientemente reinaugurado, amplió su capacidad y ahora entran más de 30 mil hinchas. Ahora con una bandeja extra, no podía faltar en esta selección.

Municipal de Ushuaia. Comenzamos con las rarezas: este es el estadio más austral del mundo. Aquí se juegan todos los partidos de la Liga Ushuaisense y hace de local Los Cuervos del Fin del Mundo en el Federal B. Con mucha furia y todos apretados, pueden entrar 3.500 personas, pero el frío polar le dan un clima durísimo. Incluso se juegan partidos con nieve...

Municipal de Comodoro Rivadavia. Acá se dice que el viento es el jugador número 12. Con ráfagas que en ocasiones superan los 100 km/h, su influencia suele ser decisiva. Allí solía ser local la CAI cuando jugaba en la B Nacional, y actualmente lo sigue usando para el Federal B. En un partido ante Gimnasia de Mendoza en 2013, el equipo en cuestión hizo un extraño tanto olímpico, bautizado como “El Gol del Viento”.

El Raúl Pacífico Campo, del Atlético Independiencia de Humahuaca. Es la cancha de césped sintético más alta de la Argentina. Fue inaugurada este año por Mac Allister, Secretario de Deporte de la Nación. Está ubicada en el corazón de la Quebrada, a 3.012 metros de altura.

El Saturnino Moure, de Victoriano Arenas. Se encuentra en un lugar coloquialmente conocido como Isla de CAVA (Piñeyro, Partido de Avellaneda). Es una especia de península formada por el curso del agua del Riachuelo. No es cosa rara que la pelota se vaya al río en partidos de la Primera D, categoría en la que juega el club dueño de casa.

El Carlos Ismael Strong, de la Liga Piranense de Fútbol, Formosa. En los años dorados del club 13 de Junio de Pirané (a principios de siglo jugó el Argentino A), varios grandes del interior tuvieron que visitar este escenario, donde en épocas de calor se hace prácticamente imposible jugar, ya que la temperatura supera cómodamente los 40 °C. Hace unos pocos días, Olé reflejó un particular incidente ocurrido en las hostiles tribunas de esta cancha.

Fuente: Olé

MIRÁ TAMBIÉN

¿Cuánto perdería la AFA si Argentina no clasifica al Mundial?

A falta de una fecha, así está la tabla de las eliminatorias

Argentina igualó con Perú y quedó afuera de la clasificación

Parlantes
YPF