Policiales

“A mi hija la soltaron por presión mediática, prefirieron perder a una y no a todas”

Esas fueron las palabras de la madre de la joven rescatada en la Villa 31 de Buenos Aires. También contó que a su hija la esperó una mujer, quien fue el nexo desde que aún estaba en Catamarca y que la subió a una combi blanca.

Durante la tarde de ayer, Claudia Cativa, mamá de la joven rescatada en la Villa 31 ubicada en Retiro, provincia de Buenos Aires, brindó una conferencia de prensa a los medios, donde contó todo el calvario que le tocó vivir, y su incansable lucha para lograr encontrar a su hija.

Claudia Georgina Añez Cativa, la joven de 18 años, había desaparecido el 19 de septiembre cuando viajó a Buenos Aires para presentarse a un casting  de modelos, pero desde que llegó a la Terminal de Retiro, su familia no supo nada más de ella. Finalmente, fue encontrada “drogada” por su mamá en los pasillos de la Villa 31.

En diálogo con los medios, su madre comentó cómo fue que pudo encontrar a su hija, y la poca colaboración que tuvo de la policía bonaerense.

“Cuando perdí contacto con mi hija, viajé de inmediato, sabía que no me iba a volver sin ella. En la terminal de Retiro me dijeron que en cada plataforma, hay una cámara, así que fui a hacer la denuncia en una comisaría de ahí mientras llegaba el oficio de Catamarca, y les pedía que por favor revisen las cámaras, para lograr saber algo de Georgina”, contó claudia.

“Me hicieron esperar horas y me preguntaron si yo sabía si mi hija estaba porque no podían entrar, si yo no estaban seguro.

Llegosola a la villa a las 00.30. Entro, pero no muy a fondo porque es peligroso. Salí de ahí, después me quedé con mi marido y le dije  ‘si no salgo dentro de 5 horas llamá a la policía’ ”.

“Entro y comienzo buscar preguntando a las personas. Llegué a lugares que nunca en mi vida pensé  poder llegar. Le pedía a los policías que había adentro y le daba folletos pero ellos nunca sabían nada”.

“Me mezclé con gente mala y buena, no conseguí nada. Siempre a mi marido le decía ‘cinco horas, Jorge. Si no salgo es porque yo la vi a mi hija en malas condiciones y me voy a quedar, llamá a la policía y decile que estoy adentro. Así anduve y  anduve al otro día también”.

“Me mezclé con gente mala, hasta tuve que compartir una droga con un muchacho para que no me haga nada, me preguntaron si estaba por comprar algo”, dijo, casi quebrada.

“Lo bueno de todo esto fue cuando me hicieron el reportaje. Después de eso, a las tres horas ,mi hija apareció. Mientras hacia el reportaje me llama el comisario y me dice que tiene noticias, le pregunto si era sobre mi hija y me dijo que me iba a decir cuando vaya”.

“Hice el reportaje y después me fui. En el momento que me filma, se produce un robo y es ese chico con el que hablé dentro de la villa”.

“Lo primero que me dijo el comisario: ‘a usted le interesó más el reportaje que venir a saber de su hija’ ”.

“Me mostró que recién de Catamarca le mandaron la nota para que recién la busquen. A las tres horas que hicieron eso, me la largaron a mi hija en la 31”.

“Cuando la vi a mi hija estaba drogada. Lo único que hice es correr por esa orilla que corrí y la encontré y la abracé, la agarré fuerte y mi marido la agarró y corrió al frente donde había luz y si había gente para resguardarla. Hasta que llegaron los chicos de la brigada. La dejaron a los costados de la villa. Nos avisaban por mensajes que estaban en un lugar y nosotros íbamos, llegamos a un lugar muy peligro y agarré un pedazo de baldosa y la metí dentro de la campera. Me puse la capucha y empecé a correr y correr”.

“La policía nunca nos resguardó, después no supieron ni cómo nos fuimos, un desinterés total, yo sólo quería salir de ahí. A Georgina ni siquiera la revisó un médico”, enfatizó.

“Si yo pudiera, me teñiría el pelo y me adentraría en la villa, para lograr rescatar a todas esas chicas, que pobrecitas llegan con una ilusión y terminan mal. Mi hija me dijo que le decían llorona, que lloraba mucho, la soltaron por la presión que sintieron después de que hablé por la tele. Estoy convencida de que la policía está involucrada”, puntualizó.

La causa aún continúa, y la clave es la mujer que recibió a la joven.

Parlantes
YPF