Policiales

Encuentran bajo el efecto de estupefacientes a la joven desaparecida en Buenos Aires

Las pistas más fuertes fueron mensajes de un joven que envió fotos a la familia asegurando que Georgina se encontraba en la Villa 31. Agentes judiciales y del área de Trata de Personas de la policía porteña acompañaron a su madre.

Claudia Georgina Añez Cativa, la catamarqueña de 18 años que había desaparecido el 19 de septiembre cuando viajó a Buenos Aires para presentarse a un casting, fue encontrada ayer por la madrugada por la Policía de la Ciudad en la Villa 31.

La joven viajó a la Ciudad de Buenos Aires para participar de un supuesto casting de modelos, pero desde que llegó a la Terminal de Retiro su familia no supo nada más de ella. Finalmente, fue encontrada “drogada” por su mamá en los pasillos de la Villa 31. Su familia pidió que se investigue si actúa en el lugar una red de trata de personas.

Claudia Cativa, la mamá de la chica, contó que pudo reencontrarse con su hija poco antes de la madrugada de ayer luego de pasar los últimos dos días buscándola en los alrededores de la villa. Había recibido varios mensajes “de un muchacho de Tigre” que aseguró haberla visto en la zona.

La joven de 18 años y mamá de una nena de 2, salió de su casa en Catamarca el martes 19 de septiembre y tomó un ómnibus de la empresa Chevallier a las 17:15 con destino a la Terminal de Retiro, adonde llegó al día siguiente por la mañana. Sin embargo, la familia perdió todo contacto con Georgina que tampoco llegó a dar su localización en Buenos Aires por lo que esta semana su mamá y su papá, Samuel Añez, radicaron una denuncia ante la justicia de Catamarca y viajaron para buscarla en la zona ubicada entre la terminal y la Villa 31.

El sábado por la tarde, la mamá de Georgina pidió ayuda en una nota que hizo con el canal América 24 y señaló que pasadas las 23 recibió un llamado de su hija “diciendo que estaba en viaje pero no quería decir dónde”.

Luego de una búsqueda desesperada logró que otras personas le indicaran el sitio donde podía encontrarla.

La mujer aseguró que volvió a adentrarse en uno de los pasillos de la villa, “que estaba completamente oscuro, con gente drogándose” y la encontró. “La agarré fuerte, la dejaron en un pasillo bien adentro de la villa. Estaba drogada, medio dormida, medio tonta, con la cara hinchada como que lloró mucho”, relató la madre a la agencia DyN. Asimismo, indicó que agentes judiciales y del área de Trata de Personas de la policía porteña “estuvieron con ella” para escuchar su testimonio e intentar avanzar en la investigación.

Parlantes
YPF