Policiales

"Los policías de Catamarca son asesinos"

Fueron las palabras del padre de Diego Pachao, un joven que también falleció en manos de policías.

Este mediodía, el policía Omar Vergara fue condenado a 5 años de prisión por el delito de “homicidio calificado por ser miembro de una fuerza de seguridad”, tras el hecho registrado en el año 2015 en el departamento Andalgalá, por el homicidio del joven Ariel Feunzalida (16), fallecido luego de recibir un disparo en la cabeza.

El fallo sobre el caso denominado “gatillo fácil” fue dictado por los jueces de la Cámara Penal de Segunda Nominación. Luis Raúl Guillamondegui, Jorge Álvarez Morales y Rodolfo considieron unánimemente en la sentencia.

Además de los 5 años que deberá purgar Vergara, tendrá que realizar una indemnización de $350.000 por daños y perjuicios morales tras la muerte de Fuenzalida.

La querella

La abogada querellante en la causa, Silvia Barrientos, manifestó su disconformidad ante la resolución, y dijo que “no hay antecedentes de que se condene a los policías represores, y que se trató de dos chicos desarmados debajo de un auto y cinco policías. No se puede aceptar un disparo que se haya escapado porque tenía un arma remontada. Cuando la sentencia quede firme apelaremos, es un sentimiento de tristeza para esta querella y para el padre de la víctima”, finalizó.

 

Por su parte, el padre del adolescente fallecido, expresó su dolor, diciendo que “mi hijo está muerto y el culpable vivo”.

La defensa

El abogado defensor, Víctor García, dijo que basó la inocencia de su defendido en la precariedad del arma de fuego que portaba, la cual tenía múltiples fallas y fue descripta por los mismos peritos de Gendarmería como un arma de “funcionamiento anormal”, enfatizó.

García dijo que su defendido “está pagando las irresponsabilidades de otras personas” y que para él “los jueces determinaron darle la pena máxima por un homicidio culposo, ya que tuvieron en cuenta que no tenía antecedentes, y su socioambiental era exelente”.

A la salida del lugar, se hizo presente el padre de Diego Pachao, un joven que también falleció en manos de policías, vociferando a los gritos que “los policías de Catamarca son asesinos”, y aprovechó para pedir justicia por su hijo.

Parlantes
YPF