Política

Corpacci criticó a Nación porque no envió ayuda para viviendas

La gobernadora aseguró que si asignan a Catamarca 400 millones de pesos, eso no alcanzará para 400 viviendas relacionando ese monto con lo que se gasta en Buenos Aires con las bicisendas.

La Gobernadora Lucía Corpacci entregó esta mañana 29 viviendas, a familias damnificadas por las últimas inundaciones, y también entregó 70 órdenes para materiales del programa Autoconstrucción.

La mayoría de las familias que recibieron su casa son de El Portezuelo, y fueron reubicadas en el distrito de Sumalao. Las unidades se construyeron sin apoyo nacional en solo 6 meses, en una tarea conjunta entre empresas privadas y la Secretaría de la Vivienda que conduce Fidel Sáenz.

Lucía comparó este desastre con el alud de hace unos años, cuando se construyeron nuevas viviendas cuyo costo asumió Nación, y marcó también diferencias al señalar que el Presupuesto nacional para 2018 otorga para viviendas en Catamarca la quinta parte de lo que se asigna para bicisendas en Buenos Aires.

La mandataria estuvo acompañada por el ministro de Gobierno, Gustavo Saadi; el ministro de Obras Públicas, Rubén Dusso; el administrador del IPV, Dante López Rodríguez; el delegado de la Secretaría de la Vivienda, Alberto Barrionuevo; el Parlamentario del Mercosur, Isauro Molina; los concejales de Valle Viejo, Walter Figueroa y Verónica Díaz; el presidente de Aguas de Catamarca, Alberto Natella y otros funcionarios del Poder Ejecutivo.

El 29 de marzo la provincia sufrió la crecida de ríos que perjudicaron a muchas familias del departamento Valle Viejo, y en solo seis meses el Gobierno de la Provincia llegó con una solución concreta a través de viviendas dignas ubicadas en Sumalao. Se trata de 29 familias, entre las cuales la mayoría fueron reubicadas y otras, que contaban con terrenos en El Portezuelo, pudieron construir sus viviendas en el mismo lugar.

Silvia Ortiz, vecina beneficiada, expresó que "siempre nos sentimos acompañados, le agradezco Gobernadora por brindarnos esta solución; nosotros sabemos que en otros lugares que también se inundaron como en Jujuy, todavía no tienen su vivienda y nosotros en tan solo seis meses ya podemos comenzar de nuevo".

"Siempre digo que no hay nada más lindo que entregar viviendas en un acto de Gobienro, pero sinceramente estas viviendas yo hubiera querido no tener que entregarlas nunca, porque nunca hubierna tenido que estar ustedes en una situación como la que contaba la vecina, y que en verdad nos impactó tanto a todos; porque cuando uno se llegaba a ver no podía creer lo que estaba pasando. Yo en tantos años en Catamarca recuerdo hace veinte años, cuando el agua se llevó las torres o un poco más, una creciente parecida, pero me parece que esta fue peor que la de esa vez", dijo Lucía.

La jefa de Estado señaló que "ver un terreno que parecía perfecto, y que el agua iba cavando abajo y s eiba desmoronando era algo que yo no había visto nunca... por eso digo que yo hubiera deseado que nunc ahubiéramos tenido que estar en este acto; pero las cosas se dieron así".

"Es probable que uno recupere la ropa o que puedan volver a tener muebles, pero hay pequeñas cosas que no las van a recuperar", añadió Lucía en referencia a pequeños recuerdos u objetos que se pierden, pero valoró que "gracias a Dios, y trabajando todos juntos, hoy podemos estar entregando estas vivendas".

Tras recordar que en la misma fecha ocurrió un desastre similar en Jujuy, la Gobernadora señaló que allí todavía están viviendo en containers que "a mí me decían que eran maravillosos, pero yo sigo insistiendo en que son de chapa, que con nuestras temperaturas no se puede vivir, y nuestra gente merece vivir en casas de verdad... porque ya sabemos que en nuestro país lo transitorio termina siendo definitivo. Pasan cino años y siguen viviendo en la misma casa de chapa, que es lo que nosotros no queríamos".

"Me acordaba cuando fue el alud en El Rodeo y en Siján, y qué apoyo que tuvimos del Gobierno nacional de ese momento, cuando pudimos hacer nuevamente casas para toda la gente de Siján a la que el alud se le había llevado. Pero no es sólo que hicimos vivienda de material, sino que la hicimos de acuerdo a la cantidad de habitantes de cada vivienda, y hubo una vivienda que tenía cuatro dormitorios... y ahora no tuvimos ninguna ayuda del Gobierno nacional para estas viviendas", sostuvo.

Lucía valoró la reacción solidaria de la comunidad ante el desastre, y destacó especialmente la tarea de Fidel Sáenz para solucionar el problema, con la colaboración de empresas locales, que cotizaron la construcción por menor monto de lo que hacen habitualmente, sin afectar la calidad de las viviendas entregadas.

"Quiero comentarles también a los catamarqueños cómo han cambiado las cosas, porque estaba mirando el Presupuesto nacional, y lo que le asignan a nuestra provincia en concepto de vviendas. Y son 400 millones de pesos, y parecerá una fortuna, pero las viviendas son cotizadas por Nación en 1,100 pesos. O sea que 400 millones de pesos no alcanzan para 400 viviendas. Y nosotros en los primeros cuatro años, hicimos 16.000 soluciones habitacionales. Si seguimos a este ritmo de 400 viviendas por año por los recursos que llegan de Nación, a los cuatro años vamos a tener 1.600 viviendas contra aquellas 16.000. Y yo creo que ahí hay que estar atentos, porque además de que a nosotros nos dan para 400 viviendas, de las cuales además la provincia se tiene que hacer cargo del 30 por ciento, en el mismo Presupuesto nacional, en bicisendas... en bicisendas que serán muy útiles y muy bonitas pero no hacen a la calidad de vida de la gente, en Buenos Aires se pusieron casi 2.000 millones de pesos. Fíjense bien qué se prioriza en un gobierno y qué se prioriza en otro.

Parlantes
YPF