Información general

Juguetes eróticos: Los catamarqueños eligen la compra online de estos productos

Según el gerente de un Sex Shop, una de las “mayores preocupaciones” de los clientes es el anonimato al momento de comprar. Las webs  brindan  la  posibilidad de mantener la  privacidad y  la discreción.

En un relevamiento realizado por LA UNION, algunos comerciantes aseguraron que los catamarqueños ven con buenos ojos la utilización de productos eróticos, a la hora de disfrutar del sexo. Aceites, geles lubricantes, lencería, disfraces y vibradores encabezan la lista de lo más buscado. En las ventas, las tiendas online se imponen sobre los locales comerciales.

Según los comerciantes consultados, personas de entre 20 y 60 años son quienes recurren a los locales, y  aproximadamente el 60 por ciento de ellos se muestra interesado en los productos para adultos, de los cuales un poco menos de la mitad, reconoce ya haber utilizado alguno de los artículos, mientras que el resto dice que “le interesaría mucho probar”, pero que todavía no lo hizo “por vergüenza a la hora de comprar” o “por temor a incomodar” a su pareja.

A su vez, según indicaron, sobre el total de los interesados, el mayor porcentaje corresponde a mujeres y el porcentaje restante a hombres, siendo la franja de entre 25 y 55 años la que muestra mayor conocimiento e inquietudes sobre el tema.

“Los jóvenes de entre 25 a 45 años son los que buscan más estimulación sexual y ganas de experimentar con sus parejas, por lo cual visitan sex shop para conocer acerca de preservativos con texturas, sabores y colores, además de asesorarse sobre los diferentes lubricantes que se tienen a la venta”, dijo un comerciante.

En cuanto a las compras, mayor porcentaje  de las operaciones se efectúan a través de las tiendas online o redes sociales, mientras que son muy pocos los que se animan a concretalas en locales físicos.

“Comprar en sex shops online se ha convertido en el pasatiempo preferido de las mujeres y de algunos hombres también”, dijo el gerente de un Sex Shop ubicado en el casco céntrico. “Las compras en internet les aporta un alto grado de discreción, mientras que el resto opta por los lugares físicos por una cuestión de comodidad”, agregó.

A su vez, explicó que “una de las mayores preocupaciones” de los clientes de un sex shop, es el anonimato al momento de comprar. Por lo que la webs brindan “seguridad” al cliente, de mantener su privacidad y discreción, ya que “ni sus datos personales salen a relucir, ni el paquete del producto erótico llevará su nombre, ni tampoco aparecerá el detalle de la empresa, ni cualquier otro dato personal comprometedor”.

Los productos más elegidos por los catamarqueños suelen ser los aceites y geles lubricantes que se llevan casi un 30 por ciento aproximado de las ventas, mientras que la lencería y los disfraces eróticos captan un porcentaje similar, seguido por los anillos vibradores y vibradores. Sería mínimo  el porcentaje que adquiere productos más caros y “sofisticados” como muñecas inflables, equipos de castidad, entre otros.

En la provincia, hay diversos locales de sex shop o lencería erótica, ubicados en Valle Viejo y en el casco céntrico. También un número importante de lugares que hace sus ventas por internet, principalmente por facebook.

“Yo no experimenté nunca estas cosas porque tengo pareja y la verdad es que no se si él estaría de acuerdo, pero me da vergüenza preguntarle también, sin embargo, la mayoría de mis amigas alguna vez probó o utilizó lencería erótica”, dijo una mujer consultada.

Parlantes
YPF