Información general

Niño de 10 años fue atacado por un Pitbull camino a la escuela

Algunos especialistas dicen que la agresividad de estas razas depende 50 por ciento de la genética y 50 por ciento del ambiente, es decir, del entorno en el que crece y la crianza que recibe.

En la mañana de ayer, un niño de 10 años fue traslado de urgencia al Hospital de Niños, luego de haber sido agredido por un perro de raza Pitbull.

El hecho ocurrió en la localidad de San Isidro, Valle Viejo, en inmediaciones de La Ermita. El animal se encontraba dentro del jardín de una vivienda, y cuando el niño pasó rozando la casa,  el perro sacó el hocico por entre las rejas y le mordió el brazo.

Vecinos se acercaron a socorrer al niño e inmediatamente llamaron a la Policía y a los servicios de ambulancia, quienes “tuvieron mucha demora”, según explicaron los vecinos.

“Estuvimos esperando 40 minutos a que llegue la ambulancia y encima la policía nos trató mal cuando le pedimos que trasladen en su móvil urgentemente al niño. Una falta de respeto”, dijeron.

Como consecuencia del ataque, el niño sufrió graves heridas en la mano y brazo, por lo que fue trasladado de urgencia a un nosocomio para su mejor atención.

Razas “Peligrosas”

Si bien muchas personas dicen que no hay poder humano que logre controlar el instinto agresivo de estas razas, y que lo mejor es esterilizarlos para evitar su procreación, los defensores de los pitbull y otras razas catalogadas como “peligrosas”, aseguran que estos comportamientos  se deben a la mala crianza  que le dan los dueños.

Algunos especialistas dicen que la agresividad de estas razas depende 50 por ciento de la genética y 50 por ciento del ambiente, es decir, del entorno en el que crece y la crianza que recibe.

En cuanto a la genética, el pitbull fue creado en Estados Unidos a principios del siglo XX del cruce entre bulldogs y terriers. El objetivo era crear una raza que combinara la bravura de los terriers con el atletismo de los bulldogs para ponerla a competir en un “deporte” que consistía en encerrar en un pozo a un perro y a un toro para que pelearan hasta la muerte.

En lo que respectas al “ambiente”, tiene que ver con la crianza y los cuidados. Un perro de raza potencialmente peligrosa debe permanecer hasta los 3 o 4 meses de vida con su madre y hermanos, porque cuando es sacado antes de tiempo, empiezan los problemas.

Parlantes
YPF