Nacionales

Condenan a 21 años de cárcel al asesino de Chiara Páez, crimen que originó #NiUnaMenos

La chica de 14 años estaba embaraza de dos meses y su novio la mató con la complicidad de su familia. Manuel Mansilla fue condenado a 21 años de presión por el asesinato de su novia, Chiara Páez, a quien enterró en el jardín de su casa de Rufino, en Santa Fe.

El joven de 18 años fue condenado por la Justicia de Menores de Santa Fe a una pena de 21 años y seis meses de prisión por el femicidio de su novia Chiara Páez (14), asesinada a golpes el 10 de mayo de 2015 en la localidad de Rufino y cuyo crimen motivó la primera marcha del #NiUnaMenos, informaron hoy fuentes judiciales.

El juez de Menores de Venado Tuerto, Javier Prado, fijó la pena contra Manuel Ignacio Mansilla (18) en 21 años y medio de prisión, al considerar "espeluznante" el homicidio y señalar "la falta de un sincero arrepentimiento" por parte del joven condenado quien, precisó, "no evidencia culpa o sufrimiento".

Además, el juez argumentó que "Páez fue asesinada por su condición de mujer". Mansilla había sido encontrado penalmente responsable del femicidio de su novia en julio del año pasado por el juez Adrián Godoy, pero como se trataba de un menor de edad, se difirió dar el monto de la pena hasta cuando cumpliera los 18 años.

La noticia fue confirmada este jueves por el hermano de Chiara a través de su Facebook.

“El juez de menores lo sentenció, ahora espero que los jueces de la causa de mayores actúen con el mismo criterio y manden a la cárcel a los los cuatros asesinos que estaban esa noche en la casa”, escribió Fabio Páez.

El juez de Menores Javier Prado condenó a 21 años de cárcel a Mansilla, quien tenía 17 años cuando asesinó a su novia y la enterró en el jardín de su casa con la ayuda de sus abuelos, su madre y su padrastro.

El hecho

El cuerpo de Chiara Paéz fue encontrado enterrado el 10 de mayo de 2015 en el patio de la casa de la familia del novio, en la que también vivían sus abuelos, su madre y la pareja de ésta.

Antes del hallazgo del cuerpo, el novio de la víctima fue a ver a su padre biológico y se confesó como autor del crimen, pero la hipótesis judicial es que la mamá y su pareja fueron partícipes del crimen.

Según se pudo probar durante la investigación, la chica sufrió un corte en el cuello producido con un cuchillo y varios golpes en la cabeza.

Parlantes
YPF