Información general

Vecinos de las torres del barrio 920 Viviendas indignados por la falta de respuesta del IPV

Piden una solución urgente porque además de tener que sacar el agua, “a cada rato”,  con baldes, las paredes están electrificadas por la humedad.

Vecinos de las Torres del barrio 920 Viviendas volvieron a hacer público su reclamo ayer, por la “falta de compromiso” del Instituto provincial de la Vivienda (IPV), que  sólo reparó cuatro de las nueve torres que, como consecuencia de “una pésima construcción” concretada por el área de gobierno, permanecen con pérdidas de agua constantes, filtraciones y paredes electrificadas.

En diálogo con LA UNIÓN, mostraron los trabajos que se hicieron en algunas torres y las consecuencias que siguen sufriendo los habitantes,  desde años. Aseguran que desde el IPV, semanas atrás se concretaron arreglos en cuatro torres del barrio, pero luego dijeron que “todo dependía del dinero que les dé la nación y que sin eso, no podían continuar”.

“Se concretaron arreglos en baños y cocinas y quedaron con el compromiso de continuar con el resto de las torres pero no se cumplió porque aducen desde el Instituto que existe falta de presupuesto. Mientras tanto, nosotros seguimos sacando el agua con baldes y recibiendo descargas eléctricas porque las paredes están húmedas todo el tiempo”, expresó una de las vecinas.

Por otra parte, explicaron que un plomero particular les cobra ocho mil pesos en caños, además de la mano de obra, sumado a los materiales que cada uno debe adquirir de modo particular, todo lo cual resulta imposible de costear.

Los problemas en las torres habrían iniciado a los pocos años de construidas y entregadas. Pese a que se hicieron los reclamos a tiempo, los diferentes gobiernos fueron evadiendo la situación hasta llegar a este “momento límite”, en el que  los habitantes deben convivir entre goteras, pisos mojados y paredes humedecidas que sirven como conductores de electricidad, porque, al parecer, la instalación eléctrica tampoco se habría concretado con las medidas de seguridad normadas.

“Es una burla que el gobierno nos diga que no tienen plata, que tienen intención y no sé cuántas cosas más, cuando ellos mismos fueron los que pagaron por estas torres mal hechas y nos cobran la cuota mensualmente” señalaron, molestos.

“Hay gente que tiene niños y no puede vivir tranquila. No pueden bañarse por la mala presión del agua y por el miedo a electrocutarse ellos  o sus hijos pequeños, que es lógico que quieran tocar las paredes de su casa”, explicaron.

Los vecinos, quisieron resaltar que “no pueden esperar más” para que reparen sus casas. “Es urgente. No nos dan una fecha de continuación. Nos tratan mal si nos quejamos y si no nos quejamos no hacen nada. Pudieron hacer las obras hace años, pero no lo hicieron. Que busquen plata de donde sea y arreglen”, concluyeron.

Parlantes
YPF