Economía y finanzas

Viajes de negocios: cómo hacer rendir el dinero invertido

Los viajes de negocios se han posicionado como una necesidad para las empresas que desean darse a conocer, crecer y ampliar su mercado. Aunque se considera como una inversión, viajar en plan de trabajo representa una salida de dinero que puede amortizarse con planificación.

Empresarios y emprendedores se mantienen en constante movimiento entre reuniones con clientes, eventos de capacitación, ferias de emprendimientos, encuentro con proveedores y firmas de contrato. La mayoría de las veces estas actividades son motivo para desplazarse de una ciudad a otra o entre países. Por eso, hay que tener a mano herramientas para ahorrar durante los viajes y de esta manera hacer rendir al máximo la inversión.

1. Establezca un límite de gastos

Poner un límite y determinar un margen de gastos es una forma infalible de controlar cuánto se desembolsa en un viaje de trabajo. Aunque hay posibilidad de que existan gastos inesperados, estos pueden ser considerados en el presupuesto, aunque siempre tratando de ahorrar. Hay que tener siempre en mente que se trata de un viaje de trabajo y no de placer, por ese motivo hay que ser cauteloso y no derrochar en gustos personales.

2. Compre pasajes con anticipación

La planificación es indispensable, sobre todo si se quiere ahorrar tiempo y dinero. Cuando se programa con antelación existe mayor probabilidad de conseguir más opciones de vuelos en distintas aerolíneas y de evaluar cuál es la más barata. También puede establecer alianzas con las aerolíneas, viajar los fines de semana y escoger asientos en clase turista.

3. Reserve hoteles accesibles

Si se quiere ir a trabajar, cerrar tratos y captar clientes no es necesario contar con demasiados lujos. Se pueden buscar hoteles que ofrezcan buen servicio y seguridad a un costo accesible, sin necesidad de gastar en uno cinco estrellas. Otro aspecto a considerar es hacer convenios con alguna cadena hotelera en caso de que los viajes en la empresa sean frecuentes.

4. Alquile un vehículo

Aunque parezca ilógico, se recomienda alquilar un vehículo que, además de ahorrarle tiempo en sus desplazamientos, mejorará la productividad del viaje y le impedirá gastar más de la cuenta en taxis y demás traslados. Recuerde que, lamentablemente, las personas pueden reconocer fácilmente cuando alguien no es de la zona, y es ahí cuando suelen aumentan la tarifa de sus servicios. Al igual que los hoteles, el costo del coche dependerá de la elección del modelo y del tiempo de reserva. También es conveniente utilizar empresas de alquiler de autos que sean conocidas como hertz, Avis o Alamo, entre otras.

5. Piense en el negocio

Al momento de hacer un viaje de negocios se debe estar consciente que los mejores resultados se logran cuando se consigue interactuar con las demás personas en un estado de relajación y en un ambiente a gusto. En este punto es recomendable invertir un poco, aunque sea por una noche, en una cena en un buen restaurante para obtener afinidad con los clientes. Un ambiente cómodo y relajado los hará más receptivos a cualquier propuesta que se exponga sobre la mesa. 

Parlantes
YPF