Nacionales

Golpeó e intentó meter en el horno encendido a su esposa pero quedó en libertad

El hombre fue liberado por el tiempo que estuvo detenido durante el proceso de sentencia

La justicia fueguina le concedió la libertad al hombre que fue condenado a tres años de prisión por provocarle lesiones graves a su esposa, a quien golpeó en forma brutal, le clavó un tenedor en la cabeza e intentó introducirla en el horno encendido de su cocina.

Fuentes judiciales confirmaron este domingo que la justicia benefició así a Roberto Ismael Flores, quien fue liberado por el tiempo que pasó detenido mientras se desarrollaba el proceso judicial.

A Flores se le imputaba la autoría de dos hechos de lesiones contra su pareja: El primer hecho ocurrido el 18 de agosto de 2016, en la casa del imputado, cuando Flores le solicitó dinero a la víctima y ante la negativa, el enjuiciado comenzó a agredirla físicamente con golpes de puño en el estómago.

Por el segundo hecho, que tuvo lugar el 2 de octubre de 2016, se le atribuía al imputado haber amenazado y lesionado a su pareja, también en el interior del domicilio. En esa ocasión le clavó un tenedor en la zona de la cabeza y luego se la quiso introducir en el horno encendido.

El jueves se conoció la sentencia del tribunal de Río Grande que condenó a Flores a tres años prisión tras hallarlo culpable por el delito de "lesiones leves agravadas", mediando "violencia de genero" en dos hechos, y coacción agravada contra su ex pareja.

De todos modos le impusieron ciertas restricciones; como fijar residencia, someterse al control del Patronato de Liberados, una prohibición de acercamiento con la víctima, y someterse a tratamiento psicológico y psiquiátrico tanto él como la víctima.

Parlantes
YPF