PolíticaLunes, 17 Julio, 2017 - 01:05

El año electoral afectaría considerablemente el ritmo de trabajo en la Cámara de Diputados

En 2017 sólo sesionó en siete oportunidades y el dato es previo al inicio oficial de la campaña. En 2015, cuando también hubo elecciones, apenas hubo deicisiete sesiones ordinarias.

A pesar de que el período de sesiones ordinarias de la legislatura comenzó el 3 de mayo, la Cámara de Diputados sólo sesionó en siete oportunidades. Entre la falta de quórum para sesionar y el asueto por el aniversario de la fundación de la Capital se van desperdiciando, en poco mas de dos meses, cuatro oportunidades para cumplir con su principal función en el recinto parlamentario.

La constitución de la provincia establece que “Ambas cámaras legislativas se reunirán en sesiones ordinarias todos los años desde el 1° de mayo al 30 de noviembre”. Es decir los legisladores catamarqueños sólo tienen siete meses de período ordinario en el que deberían promediar unas 30 sesiones al año y, por lo general, no más de tres extraodinarias en la que se se avocan a la aprobación del presupuesto general de la provincia y a algún proyecto que no hayan logrado consensuar durante el período ordinario o lo requiera el ejecutivo.

Sin embargo, a pesar de comenzar en mayo, los diputados se dan el lujo de no alcanzar el quórum necesario para poder sesionar.  La primera oportunidad en la que la falta de legisladores impidió el inicio de la sesión  fue el 14 de junio cuando se debía realizar la séptima sesión ordinaria, la cual debió esperar hasta el 28 de junio, ya que los parlamentarios tampoco lograron quórum el 21 de junio. La última vez en la que se debió suspender la sesión fue el miércoles pasado cuando el ausentismo fue tan alto que ni siquiera alcanzaron a elaborar la orden del día de la misma.

Teniendo en cuenta el calendario legislativo, los representantes del pueblo de Catamarca en la Cámara baja cuentan con la oportunidad de sesionar en veinte oportunidades más en el período ordinario lo que les permitiría alcanzar la cifra de veintisiete sesiones.

Pero lo cierto es que el año electoral permite prever que difícilmente se alcance ese número. El año pasado sesionaron en veinticinco oportunidades y en 2014 fueron ventinueve. Sin embargo si se analiza el último antecendente de la actividad parlamentaria en un año electoral se observa que en 2015 los diputados sólo lograron sesionar diecisiete veces.

Con el inicio oficial de la campaña electoral el viernes pasado y el ritmo que están mostrado los diputados en lo que va del año, todo indica que en 2017 la estadística arrojará números similares a los de 2015.

Cabe aclarar que para que los diputados se den con el lujo de no cumplir con la función principal de legislar, los catamarqueños destinarán este año mas 477 millones de pesos según lo establece la Ley de Presupuesto de la provincia. Por último en lo que respecta a la productividad relacionada a la presentación de proyectos, en lo que va del año tomaron estado parlamentario 180 iniciativas parlamentarias, 80 son proyectos de Ley, 64 de resolución y 34 de declaración.

Comentá esta nota