Internacionales

Hungría recluta "cazadores de fronteras" para detener a los inmigrantes

Los Border Hunters (Cazadores de la Frontera), forman parte de la implacable política anti-inmigración del primer ministro Viktor Orban.

Hungría es una de las entradas por el este europeo al espacio de libre circulación Schengen de la Unión Europea (UE). Durante la crisis migratoria de 2015, miles de refugiados e inmigrantes ingresaron a territorio húngaro por la frontera sur del país, a través de Serbia y Croacia (la llamada ruta de los Balcanes), en su mayoría con el objetivo de llegar a Alemania y otros países del corazón de Europa.

A pesar de que se trata de un país de tránsito, Orban se convirtió en el principal defensor del cierre de las fronteras europeas, liderando el boicot de los países del Este a los intentos de la UE por recibir a los refugiados.

El primer ministro húngaro "blindó" su país levantando un muro en el límite con Croacia y una doble valla coronada de alambres de púas y electrificada en los 150 kilómetros que separan a Hungría de Serbia, ambas zonas en las que este año fueron desplegados los primeros Border Hunters, las unidades con las que se pretende reforzar la labor de seguridad que ya realizan la policía y el Ejército.

"Hungría no tuvo miedo a la crítica y demostró que se puede parar la inmigración", aseguró el primer ministro durante el acto, vanagloriándose de su severa política hacia los refugiados, que viola sistemáticamente las leyes internacionales de asilo.

El plan del gobierno húngaro es reclutar a un total de 3.000 "Border Hunters" entre jóvenes que aspiren "a defender a su país", quienes luego de un entrenamiento intensivo de apenas seis meses tienen derecho a portar armas.

Aunque la afluencia de refugiados disminuyó mucho tras el acuerdo firmado el año pasado por la UE con Turquía y las extremas medidas de seguridad disuasivas de la frontera, Orban continúa alimentando el miedo en el pueblo húngaro con una peligrosa retórica xenófoba y anti europea.

"El claro incremento de la inmigración ilegal en Italia, de la presión en las fronteras de Hungría y los continuos ataques terroristas en ciudades de Europa son un mensaje claro de que la inmigración masiva es el principal desafío y amenaza de Europa", subrayó recientemente el mandatario en un discurso en el Parlamento.

Durante el entrenamiento, los futuros agentes aprenden judo, movimientos para esposar a la gente en situaciones de resistencia y a ensamblar sus pistolas. También toman clases de idiomas.

Según el jefe de la policía, la regla es que puedan doblegar a una persona que se resiste en caso de que sea necesario. "Llevan armas, pero no deben utilizarlas en la frontera", asegura.

 

Video: 
Parlantes
YPF