Policiales

"La ballena azul", el juego viral suicida llegó a Catamarca

Las primeras víctimas, son dos preadolescente y adolescente de 13 y 14 años de edad, quienes recibieron la solicitud a través de la red social Facebook. Afortunadamente, los padres advirtieron las “conductas extrañas” en las víctimas y evitaron que siguieran jugando. El último reto, es quitarse la vida

El macabro desafío que usa la imagen de una ballena azul, debe su nombre a una característica muy particular de dicha especie marina, la que por voluntad propia se acerca a las costas para morir. Nació en el país de Rusia donde actualmente más de 100 niños, adolescentes y jóvenes que jugaron terminaron el reto –una prueba por día- quitándose la vida, llego a nuestra provincia. Si bien, solo hasta el momento se conocieron dos casos, no se descarta que la "solicitud para participar" haya sido recibida por muchos más adolescentes y jóvenes catamarqueños usuarios de las redes sociales.

Durante la jornada del jueves, se conoció que dos adolescentes de la provincia de San Juan y La Plata, concluyeron el juego con el reto Nº 50 –uno por día- e intentaron suicidarse. Afortunadamente, en ambos casos sus familias lograron salvarlos. El internet está lleno de cosas raras. Algunas alarmistas, estúpidas y también mentiras. Otras realmente muy peligrosas. Como esta, del juego de la "ballena azul" o “Blue Whale”.

Los adolescentes, ambos estudiantes del nivel secundario de Colegios Privados de esta ciudad Capital, recibieron la solicitud a nombre de una tal "Aline Bezerros" y "Gabriela Silva". Si bien, en la foto de perfil aparece el rostro de una mujer y una ballena azul, no se puede saber con exactitud si detrás ahí una mujer o un varón.

Peligro

¿De qué se trata el peligroso juego de "La ballena azul" y por qué preocupa a las autoridades? Según se sabe, el desafío siniestro consiste en invitar a niños y adolescentes a superar 50 pruebas –una por día- y termina con la muerte del “jugador”, lo que preocupa y alarma a las autoridades de muchos países del mundo y Argentina no esta exenta. Si bien, los dos casos que en forma exclusiva conoció LA UNION tiene como protagonistas a dos varones de 13 y 14 años de edad –las identidades se preservan por razones obvias-, los progenitores no quisieron denunciar ante la Justicia el hecho y desde los colegios optaron por guardar silencio “oficial”.

Sin embargo, este diario pudo saber que uno de los protagonista, llego a concretar varios de los retos hasta que fue descubierto por su madre, quien le quitó el teléfono celular y la computadora, medios a través de los cuales se contactaba con “el administrador”. Así pudo darse cuenta su madre, contó el propio chico que desde hace unos días jugaba a “La ballena Azul”. La solicitud para participar fue enviada a su red Social Facebook desde el perfil “Aline Bezerros”, que tiene en la portada la foto del rostro de una joven mujer y de una ballena azul (ver fotos). Una vez que acepto, le enviaron varios retos, que cumplió.

Los retos

Las pruebas a superar a la que son invitados los niños y adolescentes, por las redes sociales inician siendo ingenuas pero suben de tono hasta volverse tétricas y preocupantes a medida que pasa los días. Los jugadores, son obligados a cortarse con un arma blanca, no comunicarse con nadie en forma interrumpida por todo un día, despertarse de madrugada a mirar videos de terror, etc. Son pruebas, que el administrador, quien las propuso, controla que fueron cumplidas con una fotografía que el propio chico le envía.

Si el niño o adolescente, decide ya no participar el líder que lo está manipulando también lo amenaza con hacerle daño a él o a su familia, presionándolo así para continuar con el desafío, cuyo reto final es quitarse la vida. Si bien, hasta el momento no trascendió mediáticamente la existencia de una denuncia por el mortal juego de la “Ballena Azul”, las autoridades recomiendan mayor atención de los padres para con sus hijos. Los enemigos ocultos en los chat de las redes sociales que buscan solo la destrucción de los jóvenes, están a un solo clic de distancia.

Parlantes