Cultura

Sanjuaninos y visitantes participan de la Cabalgata de fe a la Difunta Correa

Los caballos y variados carruajes iniciaron la marcha, que este año lleva el nombre de Juan Manuel Cabot, uno de los oficiales de San Martín, y culminará este sábado en Vallecito.

La 28ª Cabalgata de la Fe a la Difunta Correa, una actividad que es muestra de fe, tradición y también un atractivo turístico de San Juan, comenzó hoy en la capital provincial, con la participación de más de 5.000 personas, entre jinetes y peregrinos en carros y sulquis, pobladores locales y turistas de otras provincias y extranjeros.

La marcha, que culminará mañana en Vallecito, surgió como un homenaje a Deolinda Correa, quien en 1840 fue hallada muerta en esa zona desértica aún amamantando a su bebé, pero ahora también sirve para mostrar los atractivos de la provincia en el trayecto.

Así lo señaló el gobernador sanjuanino, Sergio Uñac, quien encabezó la cabalgata, al afirmar que la peregrinación “sirve para mantener viva nuestra historia y nuestra tradición” y que en ella “mostramos lo que nos gusta mostrar de nuestra provincia”.

A un paso lento pero sostenido, los caballos y variados carruajes iniciaron la marcha, que este año lleva el nombre de Juan Manuel Cabot, uno de los oficiales de San Martín en su campaña libertadora, en adhesión al Bicentenario del Cruce de los Andes.

La cabalgata llegará mañana al paraje Difunta Correa, en Vallecito, a unos 68 kilómetros al sureste de la capital provincial, donde se realizarán actividades conmemorativas y se festejará con comida y música.

Esta marcha a caballos y con carruajes tirados por estos animales, es considerada una de las más grandes de Sudamérica y en esta edición incluye en la columna a representantes de Chile y Uruguay.

Junto al gobernador, en la primera línea de la larga columna de jinetes marchaban el diputado nacional y ex gobernador José Luis Gioja, el vicegobernador Marcelo Lima, el intendente de la ciudad de San Luis, Enrique Ponce; el cantante Jorge Rojas y el payador Nicolás Membrin, de Jesús María (Córdoba).

Entre los nuimerosos participantes hay también intendentes departamentales, diputados provinciales y centros tradicionalistas y agrupaciones gauchas de toda la provincia.

Según cuenta la historia, Deolinda Correa había partido a pie hacia La Rioja, en 1840, para seguir a su marido que había sido llevado compulsivamente por una montonera en el marco de la guerra entre unitarios y federales.

Correa fue encontrada por un grupo de gauchos que arriaban vacas en una zona árida y desértica, con su bebé que seguía amamantándose de su cuerpo muerto, y desde entonces su figura despierta la devoción de los hombres y mujeres del campo.

La columna salió desde las puertas de la Municipalidad de la capital de San Juan, donde Uñac dijo que “esta cabalgata ya pasó a ser un gesto del pueblo y es una mezcla de fe y tradición y que refleja la identidad de los sanjuaninos”.

El mandatario dijo que la caravana que todos los años hace este recorrido, “sirve para mantener viva nuestra historia y nuestra tradición” y que “si bien nos apoyamos desde el espíritu, mostramos lo que nos gusta mostrar de nuestra provincia”.

El presidente de la Federación Gaucha Argentina, Adolfo Caballero destacó que “cuando empezamos con esta aventura, lo hicimos interpretando la voluntad de nuestro pueblo cristiano y creyente” y que “la siembra ha sido productiva porque fue interpretando a nuestro pueblo gaucho, arquetipo de la argentinidad”.

El intendente de la ciudad de San Juan, Franco Aranda, puntualizó que la cabalgata “tiene que ver con nuestro origen de gauchos, de indios e inmigrantes” y que “representa nuestra identidad y valores y es para mantener vivas nuestras tradiciones”.

En su recorrido contempla varias paradas, una de ellas para inaugurar la Casa del Gaucho, en Santa Lucía; otra en el Monumento al Gaucho, en el acceso sur y Ruta 40, y una tercera para tomar mates con sopaipillas (tortas fritas), en la puerta de la iglesia de Las Chacritas, para después detenerse a pernoctar en el departamento de Caucete, a 38 kilómetros al este de la capital.

En ése lugar los gauchos comparten la cena, para seguir mañana por la Senda del Peregrino, a la vera de la Ruta Nacional 20, hasta el lugar conocido como la Quebrada de las Flores, donde se sumarán algunos invitados.

La organización estima que a las 13 de mañana llegarán a Vallecito, donde habrá almuerzo y, por la tarde, un festival con jineteada.

La jornada se completará con espectáculos artísticos con la Academia Idaf, el Ballet de la Federación Gaucha, el grupo Tres para el Canto, Las Voces de la Calandria, Los Lucero de Jáchal y Mercedario Dúo, mientras que el cierre de la noche estará a cargo del cantante Jorge Rojas.

Arco Iris
Parlantes