Sociedad

Continúa abierta la investigación sobre el Padre Grassi en el Vaticano

Lo confirmó un comunicado del Obispado de Morón. 

El Obispado de Morón emitió ayer un comunicado sobre la situación eclesiástica que enfrenta el padre Julio César Grassi, cuya condena por pedofilia fue confirmada por la Corte Suprema, en el que detalla que el sacerdote tiene prohibida sus funciones religiosas, aunque resta que se defina su situación por una investigación que está abierta en el Vaticano.

La declaración del Obispado surge luego de que Juan Pablo Gallego, abogado del joven que denunció al cura por agresiones sexuales, cuando era menor de edad, cuestionara la actuación que había tenido el Papa Francisco en el caso y le reclamara que le sea retirada la condición de religioso que aún ostenta. También, Nora Schulman, del Comité de Defensa del Niño, recordó que Grassi había sido "protegido" por la Iglesia y que la propia Conferencia Episcopal, cuando era presidida por el entonces cardenal Bergoglio, contrató a un abogado para hacer una supuesta investigación imparcial sobre la causa.

Parlantes
YPF