Interior

Con nuevas acciones intentarán resguardar a los pequeños productores de vid

A partir de una acción conjunta entre la cartera productiva provincial y el Municipio de Fiambalá, se instalará una balanza en Medanitos, para que los agricultores de la citada localidad y la zona de la Herradura puedan pesar su producción y la comercialización en el lugar. 

El pasado viernes, funcionarios del Ministerio de Producción y Desarrollo,  en forma conjunta con la intendenta Roxana Paulon encabezaron una reunión en Medanitos, departamento Tinogasta, donde los productores vitícolas definieron la instalación de una balanza que permitirá preservar el precio de la uva.

De acuerdo con el funcionario provincial, a partir de una solicitud de los agricultores, desde el Ministerio de Producción se plantearon dos alternativas. La primera, instalar una balanza por eje, que estaría lista en aproximadamente diez días. La segunda, una balanza por báscula, que si bien es más precisa y cumple con todas las especificaciones técnicas nacionales, requiere toda una obra de infraestructura para montarla, la cual demandaría alrededor de dos meses. Es decir, que no estaría operativa para la cosecha 2017.

Ante estas alternativas, finalmente los productores optaron por la báscula de mayor tamaño. “Esto nos independiza,  es una acción efectiva para preservar el precio de la uva para el pequeño productor, para que los compradores no se abusen de nosotros y no nos paguen miseria por la uva. Eternamente agradecidos por escucharnos, asesorarnos y tener en cuenta nuestras decisiones.”, esto decía notablemente emocionado don  Pepe Olmos (productor vitícola de Medanito).

En ese sentido, explicó que “en vez de tener que hacer 50 kilómetros para pesar y vender su uva, en Tinogasta, Fiambalá o en la bodega, ahora podrán pesar y cerrar la operación comercial en el lugar; lo que significará un incremento de hasta $1, al evitar el intermediario”.

La balanza se montará en un predio ubicado en un radio de cuatro kilómetros de toda la producción vitícola de Medanitos, a la par de la ruta, sobre pavimento, y beneficiará también a toda la zona de la Herradura.

Cabe mencionar que la instalación de esta nueva balanza se realizará a partir de una acción conjunta entre el Ministerio de Producción, el cual financiará el equipamiento, y la Municipalidad de Fiambalá, que aportará el terreno y emprenderá la obra civil, que incluye cerramiento perimetral, cabina y llevar la conexión eléctrica hasta el lugar.

Recambio varietal y profesionalización del productor

Pablo Vargiu, coordinador del gabinete del Ministerio de Producción y Desarrollo de la provincia  recordó que esta acción se encadena con el recambio varietal que promueve la cartera productiva provincial en el departamente Tinogasta, a partir de la cual se apunta a que progresivamente, en un lapso de cinco años, los productores de vid emprendan el cambio desde la uva cereza, por la cual se paga se su calidad y destino  $3 a $6  por kilo, a uvas tintas finas, por las cuales los agricultores reciben hoy entre 8 y 18 pesos, siendo esta comercializada con bodegas provinciales.

Este proceso se llevará adelante a partir de una articulación entre el Ministerio de Producción, que aportará asistencia técnica y capacitación a través de los agrónomos de zona y demás personal especializado, los productores, quienes tomarán créditos personales diseñados especialmente para este fin por el ministerio , y la Nación, que realizará un aporte de capital de 6 millones de pesos, todavía pendiente de abonar desde agosto del año pasado.

Al respecto, vale recordar que en el marco de un plan nacional el año pasado se pagó al productor 50 centavos por kilo de uva, destinados para reconversión varietal, para la compra de palos, alambre, herramientas, entre otros elementos. Por ello, continúan las gestiones ante la Secretaría de Coordinación y Desarrollo Territorial, a cargo del funcionario nacional Santiago Hardie, para que esos fondos lleguen a la provincia.

El coordinador de Gabinete informó también que se firmarán convenios con bodegas locales a efecto que se asegure la comercialización de la producción en el ámbito provincial, como así también tenemos afianzada relación con grandes bodegas como  Zuccardi, Catena Zapata, Puesto del Marqués entre otras, a partir de los cuales éstas aportarán un injerto certificado, “para que podamos mejorar las variedades y hacer la uva que la industria requiere”. Este recambio varietal ya comenzó y es un proceso que debe continuar e intensificarse. Para ello es importante entender que en los acuerdos con las bodegas existe el compromiso de la compra de toda la producción de uva reconvertida  por 10 años.

“La idea es fidelizar la relación productor bodega, para que trabajen juntos y respeten cada uno su lugar, y la venta de la uva este asegurada todos los años. Así, generamos no solo el recambio varietal sino también la venta, y se acaban los problemas de la comercialización de la uva cereza, que si bien es multipropósito (mesa, vino, pasa con semilla) no tiene buena rentabilidad”, adelantó.

Pablo Vargiu añadió que el objetivo de la iniciativa que impulsa el Ministerio es que “cada productor sea profesional en la variedad de uva que haga, que tenga la mejor uva en la que se especialice, y tenga asegurado el contrato con la industria para que su producción esté vendida”.

Así, “el que haga uva para vino, tendrá los enólogos e ingenieros agrónomos de las bodegas permanentemente monitoreando su emprendimiento para tener el mejor rendimiento. Pero si quiere seguir con la uva cereza, que también sea profesional y haga 40 mil kilos por hectárea, para que con la cantidad pueda hacer la diferencia que haría con una uva de mejor calidad”, ejemplificó.

Según el funcionario provincial, se apunta a “una fidelización entre el pequeño productor y la industria, con el Estado provincial cuidando el precio: que el agricultor dé un producto de calidad y que la industria pague un buen precio por él”.

Abordaje estratégico

El coordinador de Gabinete del Ministerio de Producción explicó que estas acciones se enmarcan en el abordaje estratégico emprendido desde esta gestión de Gobierno para mejorar la situación de los pequeños productores vitivinícolas.

“Esta política productiva de defensa del pequeño agricultor comenzó con la implementación del Plan Vitícola, a partir del cual generamos un precio de referencia de la uva. Mientras antes se entregaban subsidios en forma indiscriminada, durante esta administración se compró la uva (a través de AICAT SE), se generó ese precio de referencia en el mercado, se elaboró vino y mosto y se lo vendió”, valoró.

A su vez, destacó que eso generó un beneficio directo en toda la cadena productiva, “porque son fondos que quedaron en Tinogasta, no se los llevó un solo acopiador para invertir en otro lado porque tiene su industria o bodega en otra provincia.”

Asimismo, el funcionario provincial apuntó que cuando desde el Estado provincial “actuamos en acompañamiento del pequeño productor, quien se aprovechaba de él deja de hacer su diferencia a expensas del agricultor, pero aún sin esa diferencia seguirá haciendo su negocio. No obstante, hay quienes hoy todavía critican el Plan Vitícola, pero lo hacen porque es exitoso. Quieren retrotraer la situación a cuando los productores estaban solos, para poder volver a pagarles miserias por su uva”.

El mejor precio del país de la uva cereza

Por último, Vargiu recordó que a partir de la intervención de AICAT SE en la compra de la uva a los productores se firmó un convenio con la bodega Saleme para la elaboración de vino o mosto, en función de los precios del mercado.

Al respecto, manifestó que “al productor se le pagó un precio superior al de mercado, fue el mejor precio del país de la uva cereza”, y que el vino elaborado en el marco de ese acuerdo, propiedad de la empresa estatal, fue vendido, por lo que corre por cuenta del comprador su traslado o almacenamiento en la citada bodega.

Finalmente, indicó que como en todo proceso productivo, una parte es material que podría llamarse descarte, que en el caso del vino son las borras, las cuales se usan para alcohol, destilería o vinagre.

Arco Iris
Parlantes