Opinión

Cucarachas comen basura y alacranes comen cucarachas

Por Mordaz (h)

Y los alacranes pican a la gente..., sobre todo a los niños de corta edad, los más vulnerables y los niños se mueren porque la resistencia de ellos es menor a la de los adultos.  El título y las fotos parecen ilustrar la cadena de la infelicidad donde el hombre, la especie, es el gran artifice de su propia tragedia.

Vivir en las grandes ciudades debería implicar cierta idea de pertenencia un sistema compuesto, una cadena de virtudes que nos permitiera vivir mejor, sólo organizandonos entre todos y por supuesto, cumpliendo ciertas reglas que en cualquier sociedad medianamente organizada, son básicas.

Con ello, lograríamos no sólo salvar vidas, sino crear una cadena de virtudes transformando nuestra existencia en un mundo mejor. Claro, para ello es necesario poseer cierto grado de educación civica, que es un bien escaso en nuestro tiempo.

Si nos ponemos a enumerar a los responsables de la suciedad en los grandes conglomerados urbanos, inmediatamente pensamos en los políticos que administran la cosa pública. Si bien es cierto que ellos tienen mayor responsabilidad, no es toda, pues del otro lado, los ciudadanos son sucios, salvo excepciones, y arrojan los residuos sin respetar horarios y leyes, simplemente hacen lo que quieren y no les importa nada.

Eso sí, cuando sus hijos son picados por alimañas o se descomponen del estomágo se acuerdan de reclamar airadamente los funcionarios por sus derechos y se olvidan que todos los ciudadanos no sólo tenemos derechos sino también, obligaciones.-

Si el soberano no está educado, pues entonces el administrador debe suplir su doble falla. Por un lado reveer su sistemas de enseñanza y mientras tanto ocuparse de los baches que la falta de educación provocan en la población.-

Tirar basura en cualquier lado y a cualquier hora es perjudicial para la convivencia. San Fernando del Valle de Catamarca es una ciudad donde la basura se acumula sin solución de continuidad. Y no sólo la basura, también la poda y los escombros, todo lo cual coadyuva al progresivo deterioro de la seguridad, higiene y la salud pública de la población, una materia pendiente que debe ser atacada con la fuerza de la ley y del orden.

Si queremos disminuir la población de alacranes en la ciudad, debemos ser más respetuosos de los horarios para sacar la basura y los gobernantes, más ejecutivos a la hora de administrar las infracciones ciudadanas y la salud pública. Con acciones de prevención.-

Para disminuir la población de alacranes, es decir para que no proliferen, debemos combatir las cucarachas y para combatir las cucarachas debemos mantener limpia la ciudad. Y si el ciudadano no cumple, que sea el Estado quien se ocupe de los paliativos para lograrlo.

Terminemos de una buena vez con la cadena de los desatinos y construyamos una ciudad limpia.

Parlantes
YPF