La Ciudad

Limpiavidrios, los dueños de las calles en la Capital

La ciudad crece día a día y a ese ritmo también aumenta la cantidad de trapitos y limpiavidrios en la Capital. Chicos menores, adolescentes, jóvenes y no tan jóvenes, han ganado las esquinas céntricas más importantes y desde allí administran los tiempos de los automovilistas que rápidamente los intentan esquivar cuando el semáforo se pone en verde. 

Al ser una actividad que no está regulada, no hay control sobre la cantidad de menores que están en las calles desde horas tempranas y durante gran parte del día. Se aparecen desde atrás de los autos, algunos con cierto prepo, otros de con buenos modales, pero todos pidiendo la moneda que tanto necesitan. Los automovilistas, le suplican que no le toquen el parabrisas porque normalmente termina más sucio de lo que estaba pero ellos, entre bocinazos e insultos, intentan lavarlos para poder sacar algún rédito económico. Asi se fueron posicionando en casi la mayoría de las esquinas del microcentro, plazas y avenidas principales. Por ahora se adueñaron de las calles y nada indica que alguien los pueda sacar pese a que hay una ley que prohíbe el trabajo a menores de edad. Bienvenidos a la jungla de la Capital. 

Parlantes
YPF