Opinión

"No es una buena señal el desdoblamiento"

Por Manuel Solanet   (*)

En un breve diálogo con La Prensa Solanet, consideró que la salida del ministro Alfonso Prat Gay se dio por un desgaste que tuvo el funcionario con el Banco Central y con el proyecto de modificación del impuesto a las Ganancias.

El ex secretario de Hacienda, Manuel Solanet, advirtió que el desdoblamiento del Ministerio de Hacienda en dos carteras “no es una buena señal” y advirtió sobre el aumento del gasto público que eso implica.

En un breve diálogo con La Prensa, consideró que la salida del ministro Alfonso Prat Gay se dio por un desgaste que tuvo el funcionario con el Banco Central y con el proyecto de modificación del impuesto a las Ganancias.

-¿Cómo analiza la salida de Alfonso Prat Gay y el desdoblamiento del Ministerio de Hacienda?

-Considero que con la salida de Prat Gay culmina un proceso de diferencias entre funcionarios al nivel de ministros, en donde esa incompatibilidad requirió que uno de ellos, en este caso Alfonso Prat Gay, se alejara de su cargo. Yo no le doy otro contenido ni ideológico ni programático.

-¿Y con respecto al desdoblamiento de Hacienda?

-Bueno, tenemos ahora 21 ministerios, claramente esta decisión no es una buena señal.

-¿Cree que son muchos ministerios?

-Sí, claro, son demasiados ministerios los que posee actualmente el Poder Ejecutivo.

-Allí hay que ver dos aspectos, el gasto público que implica un ministerio y la coordinación entre tantas áreas no?

-Hay que considerar que hay siete ministros que tratan temas económicos. De manera que ahora el ministro de Economía es el presidente. Bueno, en realidad lo fue desde el 10 de diciembre de 2015.

-La lógica indica que el rumbo de la política económica la marca el presidente y después las decisiones se coordinan entre dos o tres funcionarios no?

-Bueno, el jefe de Gabinete no es un economista, de manera que hay que pensar que el presidente es el que arbitra. Prat Gay se puede decir que por su desarrollo profesional, su experiencia anterior, era quizás la persona principal dentro del gabinete económico. Aunque ultimamente había sido dejado de lado en diversos aspectos importantes, como por ejemplo, la negociación por el proyecto de ley de las modificaciones en el impuesto a las Ganancias, que era de su área, y finalmente no las llevó adelante.

-¿Tiene sentido conformar un ministerio de Finanzas, cuando hay temas que se deben llevar a cabo con Hacienda?

-No, esto de un nuevo ministerio es exagerado, un desborde o en todo caso un exceso. Ahora se crea una secretaría y un ministerio. Un ministro no puede tener menos de dos secretarías abajo y cada secretario no puede tener menos de dos subsecretarios. Así, entonces, se ensancha la base de la estructura de la administración pública.

-¿Usted considera que más adelante habría que rever esa estructura tan grande?

-Nosotros tenemos hecha una propuesta de una reforma del Estado, que la hemos publicado en la Fundación Libertad y Progreso, y ahí proponemos un esquema de seis ministerios. Nuestra tradición era de ocho ministerios que era lo que establecía nuestra Constitución. Eso se cortó con la Constitución de 1949 y luego hubo de todo, pero ultimamente la tendencia ha sido tener.

(*) Director de Políticas Públicas, Libertad y Progreso

Parlantes