Policiales

Estuvo secuestrado una semana y lo liberaron tras el pago de $650.000

Se trata de Mauricio Di Nenno, de 26 años, quien había sido tomado cautivo el jueves a la noche en la localidad de Ranelagh, tras salir de su trabajo.

Un joven de 27 años que había sido secuestrado hace seis días atrás en el partido bonaerense de Berazategui, fue liberado luego de que su familia pagara una importante suma de dinero como rescate.

Mauricio Di Nenno, integrante de una familia de comerciantes que posee un supermercado, había sido privado de su libertad por delincuentes en la zona de Ranelagh y fue liberado en el vecino partido de Quilmes.

Por el momento, los secuestradores permanecían prófugos y no hay mayores pistas sobre el dinero pagado como rescate, según trascendió, una suma cercana a los 650 mil pesos. Según la información difundida por el canal C5N, en un principio, los delincuentes habían exigido un rescate de cien mil dólares.

Después, en el curso de negociaciones que se desarrollaron en el marco de al menos cuatro conversaciones telefónicas, los responsables del secuestro, que duró un total de seis días, moderaron sus pretensiones hasta acordar el pago de 650 mil pesos.

El dinero fue entregado por el padre del joven, sin intervención de la Policía, según se supo. En tanto el muchacho fue llevado en el baúl de un auto a una plaza de la localidad de Quilmes, donde fue arrojado al pasto.

Mauricio se dio cuenta que estaba a unas veinte cuadras de la casa de un primo, a la que acudió para buscar ayuda.

De acuerdo al joven, durante el secuestro los delincuentes lo mantuvieron encadenado en una habitación pequeña, tirado en un colchón, le dieron pastillas para dormir y muy pocas veces de comer.

“Me dieron muchas pastillas para dormir y porque se te vuela la cabeza. Solamente me dieron de comer tres veces. Trataba de pensar en mi familia cuando estaba lúcido y en el laburo. Tuve miedo el día que se hizo la entrega. Cuando me tiraron al pasto, creí que era un descampado, pero vi un banco y me di cuenta que era una plaza”, contó. También señaló que le pidieron que aporte una prueba de vida para sus padres a través de una carta.

“Me pidieron que escriba una carta, donde diga que no nos metamos con la policía y que iba a estar todo bien”, explicó el joven en diálogo con la prensa.

Además señaló que los secuestradores actuaron “tranquilos y sabían lo que hacían: parece que no era la primera vez que secuestraban. Siempre sabían qué tenían que hacer o decir”.

Por otro lado, especuló con que estuvo secuestrado en un lugar bastante lejano a su casa, ya que sintió que fue llevado por bastante tiempo, aparentemente por una autopista, en el baúl de un auto, en el momento de su liberación. Mauricio lamentó el sufrimiento de sus padres: “Mis viejos laburan 15 horas por día y que venga alguien a sacarte lo tuyo así, indigna”.

El joven dijo que su primera intención, para tratar de olvidar el mal momento, es ponerse a “laburar de inmediato”, ya que señaló que durante su cautiverio estuvo pensando en el negocio “y algunas cosas nuevas que se pueden hacer”.

Arco Iris
Parlantes