Opinión

Falta de confianza le dicen ahora

Por Marcelo Murúa Palacio (*)

"La Reforma de la Constitución proponía: “la eliminación de la reelección indefinida; la limitación de las inmunidades parlamentarias y de funcionarios públicos sometidos a juicio político; período legislativo entre las fechas 15 de febrero y 15 de diciembre de cada año; una Carrera Administrativa de idoneidad, méritos y profesionalización hasta el cargo de Dirección; ingreso igualitario a través de concursos abiertos a la Administración Pública; Creación de la Oficina Anticorrupción; creación del Defensor del Pueblo; creación del Observatorio de los Derechos Humanos; establecimiento de una fecha única de realización de las elecciones generales, dotando de certeza electoral a todo el proceso; obligatoriedad de la educación desde el Nivel inicial hasta el Secundario.

Y la oposición, se opuso. Dicen que son reformistas y están de acuerdo con los puntos detallados, pero se oponen por falta de confianza en el accionar del Poder Ejecutivo, Poder Ejecutivo personificado en Lucía Corpacci, Gobernadora que en 2013 y 2015 anunció las elecciones con diez meses de anticipación y para 2017 con once meses, algo que en los 20 años del FCyS nunca pasó; Gobernadora que respetó los acuerdos logrados para la aprobación de la reforma en la Corte de Justicia, en cuyo caso de haberse dado en épocas de su gestión hubieran impuesto la mayoría en el Senado para lograr la composición de 7 miembros y no de 5, pero no es confiable.

Es una cuestión de confianza o es otro argumento de los pocos que les quedan para oponerse a la restricción de privilegios que hoy da la política y que les permite perpetuar a los mismos actores a través de los años, y cuando les tocó gobernar esconderse en las inmunidades legislativas y los sistemáticos rechazos a los pedidos de desafuero que solicitaba la Justicia, y si por algún dejo de generosidad se vislumbraba un cambio generacional en esta dirigencia, los mismos dan positivo en el ADN con los integrantes que hoy se resisten a perder los mencionados beneficios.

Lucía Corpacci no solo nos da confianza con las acciones que realiza, sino que siendo la máxima autoridad propone la reforma de los puntos que a nadie más que a ella beneficiarían con sus privilegios, privilegios de los cuales nunca abusó. Además, en su periodo de gobierno fomentó la mayor cantidad de incorporación de jóvenes a cargos electivos y ejecutivos de gran importancia, valorando mucho a cuadros militantes y técnicos, pero siempre catamarqueños, evitando que la política catamarqueña se limite a una elite que se defiende con uñas y dientes ante la posibilidad del cambio.

Sería bueno saber la opinión de los dirigentes y militantes jóvenes de la UCR, FCyS o Cambiemos ahora sobre la encerrona de los “grandes” dirigentes a la posibilidad perder los privilegios, y de que gente que se inicia en la vida de militante político hoy, como lo hicieron sus padres en los 90, nunca lleguen en su mayoría a tener siquiera el comando de una Dirección o aspirar a un cargo electivo, ya que los cargos importantes siempre fueron para la familia o algunos “gurús” traídos de otras provincias."

(*) Administrador General de Catastro

Parlantes
YPF