Opinión

Dramaturgia en el sistema financiero

Por Diego Martín Fernández (Especial para La UNION Digital)

“Parásitos de la inflación” fue la definición para los bancos que tomó de Arminio Fraga (economista Brasilero) e hizo propia la autoridad monetaria para referirse a la acción por la cual los bancos no remuneran con tasas de interés reales positivas a los depositantes y, a la vez, fijan tasas activas onerosas que no permiten acompañar el despegue de la actividad privada. A quien le quedó   el sayo   fue al presidente del Banco Nación quien ni bien culminó el mensaje de apertura de la Jornadas Monetarias del BCRA, se retiró aduciendo que tenía un almuerzo impostergable.

El presidente del BCRA quiere que los bancos no sigan bajando las tasas de los plazos fijos. Asimismo apunta a dos medidas adicionales: remunerar a los depósitos en cuenta corriente (para lo cual debería derogar la Comunicación “A” 5068 del 2010 y quiere cobrarle una tasa de interés a los bancos quienes le pidan al BCRA remesas de billetes, propugnando el uso de la banca electrónica. Sucede que Sturzenegger está enamorado del presidente del Sverige Risk Bank (Banco Central de Suecia) y quiere minimizar la circulación monetaria (“cash less”).

La dramaturgia en el sistema financiero se trasunta en los movimientos pendulares del propio BCRA (el manejo controvertido de las Lebacs)y las disonantes decisiones de los bancos lucha de tasas).  En el ring de la tragedia no están los dramas de Shakespeare como Ricardo III, Macbeth, Hamlet, Enrique IV, Las Alegres Comadres de Windsor, el Timón de Atenas, Coroliano, La Tempestad, Julio césar…).

Aquí el entrevero pletórico da cita a los señores Ministro de Hacienda y Finanzas, al Presidente del BCRA y al titular del Banco de la Nación Argentina. Y podríamos agregar a otros actores no menores como el Jefe de Gabinete de Ministros con sus alfiles (Lopetegui y Quintana), al Ministro de Producción y a sus pares de Agroindustria y Agricultura. Ciertamente se trata de un lodo donde el dinero que mueve a la economía vernácula no se sabe que fines persigue.

Mientras tanto el “Rey del Swing” bailaba en Manhattan seduciendo al NYSE (Ney York Stock Exchange). El reto será hasta dónde se podrá danzar sin poner un poco de orden en este gabinete tan tumultuoso y con altivas personalidades. Mientras tanto, seguimos esperando que se efectivicen las inversiones extranjeras directas y el éxito del blanqueo.

El público aborrece esta escenificación sainetesca y exige soluciones rápidas y concretas.

 

Arco Iris
Parlantes