Panorama Educativo

Revelan un plan K para adoctrinar a jóvenes en colegios

Estaba a cargo de La Cámpora, que hacía talleres políticos en todo el país . Por Alan Soria Guadalupe

En el suelo se desplegó una lona de varios metros de largo y de ancho que tenía impreso un camino serpenteante con varios casilleros, como si fuera el juego de la oca. Rodeando la lámina, varios chicos observan a un hombre tirar un dado gigante que le indicará cuántos de esos casilleros deberá saltar. "Privatizaciones", "Precarización laboral", "Megacanje", "Soberanía". Alguno de ésos le va a tocar y tendrá que hablar sobre ello.

La situación, representada en una foto, integra el informe de gestión 2014-2015 de la Subsecretaría de Reforma Institucional y Fortalecimiento de la Democracia que encontró la nueva administración cuando llegó al gobierno. El documento, hallado en un cuarto bajo llave junto a una montaña de material de propaganda kirchnerista, resume en más de cien páginas a qué se dedicó el organismo, al menos en los últimos dos años, mientras estuvo en la órbita de La Cámpora, primero, y del radical cristinista Leandro Santoro -yerno del ex senador nacional Leopoldo Moreau-, después.

"Soy tallerista", respondió una ex empleada de la subsecretaría cuando se reunió con las nuevas autoridades. "Hago tarea política", contestó otro. Aunque ninguno de los dos pudo explicar en detalle qué tipo de trabajo hacían, el informe lo deja claro: se organizaban talleres en escuelas de todo el país donde se hablaba de política.

Adónde iba el organismo se colgaba una gigantografía con el logo "Fortalecimiento de la Democracia" escrito en una tipografía casi idéntica a la que usa La Cámpora para su merchandising. Frente a esa imagen, los asistentes al taller se intercambiaban cartulinas que describían a puro color y con un diseño saturado los principales hechos de los distintos gobiernos de la Argentina desde la última dictadura hasta el segundo mandato de Cristina Kirchner. "Pobreza estructural", "neoliberalismo" y "privatización" son algunas de las consignas que describen la gestión de Carlos Menem, ilustradas, entre otras imágenes, con la Ferrari roja que le había obsequiado un empresario. "Restitución de derechos", "Presidenta coraje", "Década ganada" son las que describen a los gobiernos kirchneristas, acompañadas por una imagen del papa Francisco y algunas tapas de LA NACION y Clarín, a las que se criticaba.

El informe describe qué se hizo en algunos de los talleres: "Se construyó conocimiento colectivo respecto al reconocimiento de los derechos sociales y la trascendencia de las políticas de derechos humanos (...). Los participantes reconocieron y compartieron la ponderación de símbolos sobre los 31 años de democracia (...). Dichas insignias fueron posteriormente estampadas en banderas, pecheras y/o camisetas mediante la técnica de stencil". Entre el material que el kirchnerismo no se llevó de la subsecretaría se encontraron sólo dos modelos de stencil: uno con el rostro del Eternauta -ligado por la militancia a la figura de Kirchner- y otro con la frase "héroe colectivo", que era el nombre de uno de los talleres.

En otro capítulo del documento había varias páginas donde figuraban imágenes en miniatura de lo que, según la subsecretaría, se utilizaba como gigantografías en los talleres. Las fotos estaban divididas en grupos de dos que, dispuestas una al lado de la otra, funcionaban como contraste entre lo que estaba bien y lo que estaba mal. Por ejemplo: uno de los pares de imágenes tenía, de un lado, a la militancia delante del Congreso bajo el título "democracia". Del otro se mostraba un collage con decenas de logos de empresas multinacionales. El título era "corporaciones".

Al mismo tiempo, fiel al estilo confrontativo que el kirchnerismo mantuvo con la prensa, otro de los grupos de imágenes hablaba de "país virtual" y "país real", mostrando las tapas de Clarín y de Página 12 respectivamente.

Este diario se comunicó con representantes de la agrupación kirchnerista liderada por Máximo Kirchner pero evitaron hacer declaraciones.

La herencia

Más allá del material encontrado bajo llave, una buena parte de la herencia del kirchnerismo se mostraba a simple vista en la oficina del organismo, que hasta el año pasado dependía de la Jefatura de Gabinete -hoy está en la órbita del Ministerio del Interior- y que se encarga de gestionar los pedidos de acceso a la información pública y el registro de audiencias. Apenas llegó a su nuevo lugar de trabajo, en el microcentro porteño, la nueva subsecretaria, Marina Carbajal, encontró una pequeña foto enmarcada cerca de un retrato de Cristina Kirchner. En la imagen se veía a dos chicas menores vestidas con la remera de La Cámpora y agitando un cartel de "Clarín miente".

A metros de su despacho, varias computadoras habían sido destruidas con elementos punzantes, que las dejaron inutilizables. También se habían intentado eliminar los expedientes de los pedidos de acceso a la información en trámite, aunque se los pudo recuperar. Entre ellos, había solicitudes de la diputada nacional Margarita Stolbizer (GEN) y de la legisladora porteña Graciela Ocaña (Confianza Pública) que estaban sin responder desde hacía más de dos años.

Asimismo, como ocurrió en otras dependencias del Estado, se encontró exceso de personal o trabajadores que no tenían una tarea específica. De los 41 empleados que había cuando asumió el nuevo gobierno quedaron 25.

La realidad tras el visor del kirchnerismo

Entre las actividades de los talleres se realizó un recorrido por la historia argentina reciente

Fuente: LaNacion.com

Arco Iris
Parlantes