Entretenimiento

ShowMatch, otra vez aquí: cómo fue el comienzo del gran circo

Con picos de casi 37 puntos de rating, un despliegue artístico impresionante y la promesa de baile para este martes volvió ShowMatch a la televisión.

De riguroso smoking negro y con un celular en la mano que insistía en mostrar la hora real, a las 23.16 del lunes Marcelo Tinelli volvió a entonar su ya clásico “Buenas noches América” en la pantalla de El Doce. Habían pasado cinco meses desde que ShowMatch cerrara el año con la final del certamen de baile más famoso.

 

En rigor, la apertura del programa más visto de la televisión argentina había comenzado 40 minutos antes con una breve introducción a cargo del personaje de Kevin Spacey en la aclamada serie de Netflix, House of Cards. Los ya conocidos diálogos de Frank Underwood con la cámara se convirtieron para la ocasión en una de las pocas referencias políticas que hubo para la noche de debut, que este año incluirá una nueva sesión del reality Gran Cuñado. Le siguió una puesta en escena despampanante y cambalachera que incluyó baile y números de teatro, musicales y circenses, con la presencia de 1.400 bailarines y personajes de la farándula local.

 

A la par, el hashtag #ShowMatch2016, que incluía un Emoji especial fruto de un acuerdo con Twitter, ya se había instalado como tendencia desde mucho tiempo antes del comienzo del ciclo, anticipando el despliegue por venir y la racha tuitera en el espacio virtual. Lo más destacable de ese pastiche artístico, que como todos los años resulta barroco y ostentoso, fue la función acrobática del Cirque du Soleil y la sesión de tango que Mora Godoy dio en el escenario flotante sobre el Obelisco. Lo más emotivo, para el dueño del circo, la introducción en sociedad de su hija Micaela, que debutó como cantante en la pista.

 

El programa siguió luego con un mano a mano en el estudio junto a Adrián Suar, con quien Tinelli aprovechó para intercambiar apreciaciones sobre sus respectivas parejas. Las bromas incluyeron alguna referencia obvia sobre el actor chileno Benjamín Vicuña, partenaire de Guillermina Valdés en la recientemente estrenada El hilo rojo. De fondo, la cámara hacía foco en una siempre sonriente Pampita Ardohain, su exesposa, que soportaba estoica -y conscientemente- el embate indirecto. La modelo había sido protagonista minutos antes de un segmento de rap grabado en la Villa 31 junto a un grupo de jóvenes músicos lugareños.

 

Después del intercambio institucional, Marcelo volvió a desplegar la autorreferencia anual con un sketch de varios minutos en el que simuló una enredada aunque divertida llegada a Buenos Aires en la que se cruzaba con famosos de todos los ámbitos y con los que hacía una suerte de análisis de la realidad. Como chofer, le hacía los favores Chano Charpentier, el cantante de Tan Biónica que ya supo chocar varios vehículos sin consecuencias graves nada más que para sí mismo.

 

“Vos tenés que divertir, emocionar, entretener”, le dice Suar en el último tramo de ese paseo, ya para cerrar. Corte y vuelta al estudio en el que de baile no se hablará hasta este martes, cuando el concurso debute con el ex boxeador Evander Holyfield, aquél al que Mike Tyson le supo sacar un pedazo de oreja. Para el cierre, Lali Espósito engalanó los últimos minutos de la apertura cantando dos canciones de su último disco.

 

Apertura ShowMatch 2016 - Parte 1

 

Apertura ShowMatch 2016 - Parte 2

 

Fuente: La Voz del Interior

Parlantes
YPF