Panorama Turístico

Los perros ya tienen su playa exclusiva en Mar del Plata

Está ubicada a metros del faro y es furor entre los turistas que veranean con sus mascotas.

Teo juega entre las carpas. Corre, salta, se revuelca en la arena y se acerca a pedir mimos. La pasa bien. Es un Weimaraner de dos años y en 2016 le tocó veranear con su familia, los Tasano. Viajaron desde Bernal y disfrutan toda la quincena en Mar del Plata, a metros del faro, allí, donde está instalado el primer balneario "pet fiendly" del país. Uno de los diferenciales de la ciudad durante esta temporada y furor entre los amantes de las mascotas.

 

Es la primera vez que Teo pasa todas las vacaciones en la playa. El año pasado se había quedado en una guardería, pero sufrió estrés. "Lo cuidaron muy bien, pero estar lejos de casa y con otros perros se ve que le afectó. Cuando volvió con nosotros empezó a perder pelo y tuvimos que darle antibióticos", cuenta María desde una de las carpas de "Yes Playa Canina". Hace unos meses supo de la iniciativa a través de Facebook y reservó un lugar.

 

Algo similar le pasó a María Luján Martínez. Es de Adrogué y llegó en una camioneta con su marido, su hija, reposeras, heladerita y sus dos mascotas, Leticia y Lucrecia. "La familia somos todos. Ellas incluidas, así que las vacaciones también tienen que ser para todos", dice con una sonrisa. Mientras tanto, Julieta nada en la pileta con una ojota en la boca y Leticia le da la pata a cuanta persona pasa por su lado.

 

 

Los precios

 

"No es barato, pero si tenés en cuenta que estás tranquilo con tus perros, que ellos tienen su lugar, que nadie te va a molestar ni vos vas a molestar a nadie, la verdad que tampoco es tan caro", analiza María. El precio por una jornada arranca en los $400 e incluye el pase al balneario para cuatro personas y hasta dos perros, según el tamaño. Una sombrilla, estacionamiento, vestuario y acceso a todos los servicios exclusivos para mascotas. Una pileta, duchas, kits higiénicos, un sector de recreación con juegos y asistencia veterinaria.

 

Por unos $600 se accede a una sombrilla más grande y por $900 diarios a una carpa para cuatro personas con sus perros. Además, los visitantes pueden utilizar las instalaciones del complejo Playa Balcón, ubicado a pocos metros. Allí hay pileta climatizada, bar y canchas de fútbol y pádel, entre otras comodidades.

 

 

Cómo surgió

 

"Esto empezó en diciembre de 2014. Con mi esposa estábamos cansados de que no nos dejaran ir a ninguna playa con nuestras mascotas. Nos cansamos de quejarnos y decidimos hacer algo. Nos asesoramos y creamos esto", dice desde el balneario Gabriel Sapienza, ideólogo del espacio.

 

Al principio hubo algunos cuestionamientos, así que se aprendió de memoria la ordenanza que lo ampara. "Es la 22031, capitulo 5, artículo 31 inciso 5, y dice que los perros están prohibidos en la playa por cuestiones de higiene y para no molestar a los demás, pero deja en claro que esa prohibición no rige en lugares dedicados y temáticos, que sería el caso", remarca, y asegura que el concejo deliberante marplatense declarará de interés municipal y turístico su iniciativa.

 

"Allá está. Ella es la responsable de todo esto. No puede ir al resto de las playas porque representa un peligro", dice irónico Gabriel y señala a India, una Pinscher miniatura que mide no más de 30 centímetros. Hace dos años se la robaron. Paseó sin éxito por todos los medios marplatenses hasta que le alquiló su camión a un hombre que compra chatarra. Así, a los gritos megáfono en mano, recorrió toda la ciudad hasta que la encontró.

 

India juega con Felicitas, su "media hermana". Es pastor inglés y cumple un rol clave en el balneario. Es el termómetro para la adaptabilidad de los perros turistas y la encargada de que ninguno se escape. Corre en círculos alrededor de los que se alejan de las carpas y, de a poco, los trae de vuelta.

 

 

Control de ingreso

 

Felicitas no es el único filtro. Para el ingreso de cada mascota, es requisito presentar un apto sanitario. Vacunas al día, certificado de desparasitación y de pipeta para pulgas. Un adiestrador se encarga de su adaptación durante un rato para evitar problemas. "Ya pasaron más de 200 perros y jamás tuvimos una pelea", se enorgullecen los dueños. Yes Playa Canina está abierto todos los días de 8.30 a 20.30 y funcionará hasta fines de marzo.

Arco Iris
Parlantes