Panorama Provincial

Primeros pasos

 Por Ariel Brizuela (*)

Un tema central capta la agenda pública desde hace años, y fue eje en el debate preelectoral durante el año.

La inseguridad está a la cabeza de los temas que le preocupa a los catamarqueños. No hace falta que las encuestas lo confirmen, basta escuchar a la gente, a los vecinos, a los trabajadores y hasta los jóvenes que en este 2013 incursionaron por primera vez en la decisión electoral.

Gran parte del componente del voto opositor al Gobierno, en apariencia, es precisamente por la irresuelta problemática.

No vamos a detenernos en lo que no se hizo, lo que se concibió mal o lo que se dejó de lado, más bien, creo, es hora de mirar adelante y enfrentar la crisis de la seguridad, que no tiene banderías políticas y afecta a todos por igual.

 

¡Señores, ya pasaron las elecciones!

Hace dos semanas que pasaron las elecciones y hay dirigentes que no se enteraron. Por ejemplo, el bloque de Senadores del Frente Cívico y Social tenía la oportunidad haciendo gala del control legislativo de la Cámara alta de sumarse a una acción concreta contra la inseguridad, ese mal que en campaña exacerbaron y cuestionaron desde la vereda de enfrente sin una pizca de autocrítica.

El jueves pasado ingresaron cuatro proyectos de Ley impulsados por el vicegobernador Dalmacio Mera, fruto de las primeras conclusiones a las que arribó el Foro de Seguridad que convocó la segunda autoridad de la provincia.

Las reformas procesales "inmediatas" que propone el dirigente son "para hacer más eficiente y rápido el proceso sin resignar garantías ciudadanas", según se explicó.

El Foro de Seguridad pretende evitar demoras en los trámites judiciales y generar celeridad, acortando la modalidad en los tiempos procesales, para que el ahorro en los lapsos sea algo más que importante.

Con este objetivo tomaron estado parlamentario, -pero no pudieron ser tratadas sobre tablas como pedía el bloque del Frente para la Victoria- Partido Justicialista por la negativa de la mayoría radical-, la creación de fiscalías en el interior provincial, la implementación de la Oralidad en el Sistema Procesal, la incorporación de nuevos institutos en el Proceso Penal como la "Probation Inicial, Juicio Abreviado Inicial y Acusación Directa", y la implementación de la Oralidad en el Recurso de Apelación durante el Proceso Penal.

Sin embargo, los proyectos de ley pasaron a la comisión de Justicia y Seguridad y habrá que esperar si el FCyS -que también tiene el manejo- cumple el compromiso de tratarlos y "despacharlos" esta semana para que el recinto se convierta en el verdadero ámbito de debate de esta temática tan importante.

Ojalá que estas iniciativas no corran la misma suerte que la Ley de Seguridad que envió el Ejecutivo provincial y que luego del debate correspondiente obtuvo media sanción de la Cámara de Diputados el año pasado merced a que el oficialismo tiene supremacía, dado que tampoco en ese ámbito la oposición boinablanca quizo debatir.

 

Agilidad, pero sin afectar garantías

Básicamente, las reformas presentadas desde el Foro se centran en tratar de hacer más eficiente el sistema de persecución penal, pero sin alterar la sistematicidad del código y sin afectar las garantías de nadie. Ademá, se pretende introducir la oralidad en las apelaciones durante la Investigación Penal Preparatoria con el objeto de que se dinamice su tramitación, ya que el recurso se resolverá en una única audiencia con todas las partes, evitando los desgastantes traslados escritos. La misma oralidad se propone para la prisión preventiva y, además, se posibilita a las partes a solicitar que cualquier controversia sea dirimida oralmente en audiencias públicas.

Otra nueva reforma se da en la incorporación del juicio abreviado inicial y el proceso de acusación directa, para hacer menos burocrático algunos supuestos de flagrancia (cuando el acusado es agarrado con la mano en la masa). Las modificaciones también buscan acortar el plazo para pedir la probation hasta el decreto de citación a juicio para evitar que este instituto sea usado como estrategia meramente dilatoria por los abogados defensores.

Por último, se presentó la propuesta para crear la fiscalía de segundad nominación en las circunscripciones del interior para poder sacar toda la problemática penal de las manos de un solo funcionario estatal.

 

El puntapié inicial ya está dado

“La inseguridad es un problema integral, y venimos a dar el primer paso (el segundo en realidad si tenemos en cuenta la Ley de Seguridad), nos parecía importante arrancar. El mundo delictivo es dinámico, por eso queremos agilizar los tiempos, para de esta manera poder encontrar una nueva herramienta que se comprometa a constituir un observatorio permanente del sistema penal”, señaló el vicegobernador a la hora de presentar los primeros resultados del debate que propuso desde su ámbito de trabajo y que lo llevó a reunirse con abogados, fiscales, jueces, miembros de la Corte de Justicia, organizaciones civiles, funcionarios y ciudadanos preocupados y "ocupados" del problema común.

Otro dato valedero es que Mera afronta una realidad. No la niega. No le da la espalda ni se hace el distraído.

“La provincia tiene un componente de inseguridad y otro de sensación de inseguridad y hace más de un año, nosotros nos hicimos cargo diciendo que la sensación es parte de la inseguridad. No puede haber ninguna excusa para algún funcionario público que deba decir que esto es una sensación de inseguridad, y si esto es una sensación, hay que atacarla, no merecemos vivir de esta manera”, manifestó sin vueltas. Tal vez a sabiendas que los que "ningunearon" este palpable escenario, mal terminaron y, para colmo, cuando les tocó estar no dejaron nada resuelto. Es más, nunca dieron ni un paso.

Arco Iris
Parlantes