Panorama Municipal

Cambios y achiques

 Por Adrián Aráoz

Entre los cambios que se ensayan en la estructura municipal de la Capital se encuentran aquellos que tienen que ver con una nueva reorganización de la gestión. En este sentido, los pajaritos contaron que la intención de RJ es reducir la planta política del municipio, que a decir verdad se habría incrementado notoriamente. Habría varios funcionarios de áreas menores que estarían desde hace tiempo ocupando un lugar en el Ejecutivo, sin ningún tipo de gravitación para la actual gestión.

Dentro del ajuste que pretendería el Ejecutivo municipal también empezaría a revisarse algunos contratos y además se trabajaría en el reempadronamiento de los beneficiarios del programa Capital Social. Todo podría tener derivaciones insospechadas y serios daños colaterales para más de un servidor público municipal.        

La intención de RJ es ajustar las clavijas de su equipo de trabajo y tratar de que todos los engranajes municipales funcionen coordinada y sistematizadamente. Por ello, se estima que los cambios que se planifican, marcarían una reducción de funcionarios que estarían ocupando espacios sin pena ni gloria.  

En casi todas las áreas habría funcionarios que casi no  trabajarían, solo pasarían vista… pero cobrarían el sueldo religiosamente como si sudarían la camiseta los 30 días del mes.      

Gusano saludable

La asunción del nuevo secretario de Salud y Bienestar Social de la Capital ya es una realidad. Los pajaritos cuentan que “El Gusano” estaría a horas de ocupar el lugar del ex hombre de las monedas, ahora concejal electo por la Capital.

Todo estaría listo. Allegados al joven indicaron que dentro del área ya se planificaron algunos movimientos que tendrían que ver con la nueva gestión que se encaminará dentro de la salud y la acción social municipal.

Inclusive, no se descarta que dentro de la reestructuración del área se realicen sendos movimientos y cambios en los Administradores Barriales.

Cortando por lo más fino

Cuentan los pajaritos que en la Capital ya habrían empezado “los correctivos” para quienes no estuvieron (ni parecen que están) encolumnados con el proyecto. Traslados y desalojos de oficinas fueron moneda corriente de toda la semana.

En algunos casos dicen que el hilo se cortó por lo más delgado, como siempre sucede. En lugar de escarmentar a los funcionarios de la gestión, habrían empezado por algunos empleados de planta y por algunos beneficiarios de los planes de subempleo que ni siquiera habrían podido defenderse. 

En este contexto de incertidumbre que se habría sembrado en algunas áreas municipales, cuentan que algunos directores y funcionarios de tercera línea andarían muy nerviosos y tratando de “disparar” a quienes les parece o se les cruza, cuando en realidad “la manzana podrida” está dentro de las mismas filas.

En varios pasillos se habrían escuchado excusas como: “yo no hago política, soy arquitecto…” o “yo no voy a las unidades básicas, soy arquitecto…”.

¿Se cumplirá?

Con el objetivo firme de bregar y conservar (dentro de lo posible) una ciudad limpia, es que el municipio de la Capital que conduce RJ emplazó a todos los partidos políticos que participaron en los actos comiciales, hasta el 11 de noviembre a retirar o borrar la propaganda electoral correspondiente. En caso de no dar cumplimiento a lo ordenado en el plazo previsto, los partidos políticos infractores serán pasibles de las multas previstas en el Código de Faltas Municipal.

Para ver que esto sea una realidad y ver la ciudad limpia de carteles proselitistas todavía restan varios días. Solo queda la duda de que si algún partido político cumplirá esta disposición. Y de que las multas se efectivicen, ni hablar… Sin dudas, la intención es la que vale. 

Una idea. Hay varios agentes de la flamante Guardia Urbana que en lugar de pasear por el centro y pararse a charlar y ocupar el tiempo en nada (a la sombra de un árbol) podrían salir a limpiar las paredes. Sin dudas, los muchachos no se aburrirán. 

Mejor cambiamos

Los colegios privados, en la mira. Con el trajín de las últimas semanas por las inspecciones en los colegios privados de la Capital, el arquitecto de Planeamiento Urbano anduvo muy ocupado. El ojo de la tormenta se dio en uno de los más encumbrados colegios de gestión privada, donde las condiciones edilicias eran más que deficientes y paupérrimas ocasionando un peligro constante para miles de chicos que asisten al establecimiento diariamente.

Después de las inspecciones municipales, el propio responsable de las mismas, curiosamente y en medio de la clausura del establecimiento educativo, decidió cambiar a su hija de colegio. ¿Por qué será? Las cosas no estarán del todo bien… Otro dato curioso es que el hombre, de la noche a la mañana y a estas altura del año, consiguió inmediatamente matrícula en otro colegio privado, el cual ya habría sido inspeccionado por los técnicos de la municipalidad. 

Parlantes