Panorama Provincial

La caja de Pandora

Por Juan Carlos Andrada

La violencia y las drogas son situaciones que vinieron gestándose por décadas, hoy tienen un alto impacto social y consecuencias incalculables. Por supuesto que por la coyuntura, los costos políticos los va a pagar el FPV. ¿El error de Lucía fue haber abierto la caja de Pandora?.

Lo cierto es que esta campaña para renovar parcialmente el Poder Legislativo se va a caracterizar por la falta de respuestas sobre temas que realmente preocupan a la gente: inseguridad y falta de trabajo. Más allá del esfuerzo de los candidatos por darle vuelo a los discursos políticos, la vida que se desarrolla día tras día y, en la calle, los rebaja a simples desvaríos.     

El vecino piensa y le preocupa la escasez de trabajo y le cuesta hacer encajar su realidad en el concepto de justicia social del peronismo, al Partido Justicialista le falta esforzarse más o las penurias llegaron al extremo de arrinconar los principios impartidos por el General. 

 

Les importamos poco

Por la gravedad, el interés público y su preocupación deberían estar por encima de los intereses partidarios. Los políticos deberían nutrirse de la agenda de la gente, no aprovecharse de ésta para sumar algunos votos.

De algunas conductas y declaraciones se puede concluir que les importamos muy poco, y en esto no nos guiamos por los discursos sino por las acciones y propuestas de los candidatos. No están pensando seriamente en la sociedad, la mayoría especula con las elecciones y sus cargos. 

 

Los legisladores… legislan

No resuelven las cuestiones legislativas que tienen pendientes internamente, van a resolver como diputados o senadores la pobreza y la inseguridad. Desde afuera y de campaña lo prometen, pero una vez que estén dentro dicen que depende del Ejecutivo. 

Los legisladores están para  legislar, para crear leyes, debatir o mejorar las iniciativas que llegan a ese ámbito. Nada de esto sucede mientras escuchamos peleas inútiles que no llevan a ningún lado. Remozado siempre con la trillada frase: “Somos la mejor opción”. Decadente. Anacrónico. Necesitado de mucho estímulo para continuar en la política.

Asimismo, requerimos que el derecho evolucione con el trabajo de los legisladores. Las conquistas relacionadas con el derecho son los verdaderos logros. En eso deben aplicarse y dejar que el Ejecutivo haga lo suyo. Cada uno tiene una responsabilidad específica. 

 

Madre y padre de la pobreza

Respecto de la situación de la inseguridad y la violencia en la provincia, si la pobreza es la madre de los crímenes y la violencia, los políticos son el padre.  Planteo abiertamente la intención final y el criterio o juicio que utilizó el FCyS para que hoy tengamos estos resultados.

Hay una pobreza causada intencionalmente. En la medida que un gobierno decide dónde va a poner o no sus recursos millonarios previa deliberación de esa medida política-económica-social, no cabe duda que la miseria tiene responsables directos y bien identificados.

 

Seres sin imaginación

Y estamos lejos, porque gobernar también es prever.  Pero, si no podemos con lo inmediato, ni hablar de lo mediato o a largo plazo. Tal vez ya nos acostumbramos a ser cortoplacistas, y no lo advertimos, a pesar de que nos encanta el concepto de “desarrollo sustentable”.

Es un hecho bien conocido que las personas que más deseos tienen de gobernar son ipso facto, las menos adecuadas para ello. Pensamiento que no es difícil de aceptar, atendiendo a que lo que importa es ser candidato, se tengan propuestas para la gente o no.

El único secreto consiste en saber cuándo es necesario quitarse la piel de león para ponerse la de zorro o cordero, de acuerdo con la ocasión. La virtud de sostenerse en el poder sin importar los medios. Pobre Patria mía. 

 

Relación teoría-practica (peor que nunca)

Los pueblos prosperan o mueren en manos de los políticos. Quienes administran tienen la responsabilidad de sacarnos del pozo, lo que no implica que cuando se hacen cargo pueden hundirnos un poco más. La teoría y la práctica en este ámbito se llevan muy mal.

La gente quiere hechos concretos, no simbolismos o discursos vacíos, del oficialismo ni mucho menos de la oposición, que en el caso del FCyS, tuvo dos décadas para hacer lo que dice que este Gobierno debería hacer, lo que tampoco libera al FPV de su responsabilidad. 

Desafortunadamente para nosotros, sin iniciativas puntuales, las ofertas electorales no representan una acumulación de ideas legislativas a desarrollar por el bien común del pueblo que los votará, sino un conjunto de obsesiones que no quiere perderse la oportunidad de “repetir”.

 

Quijotada en la Legislatura

Sin embargo tampoco se trata de prometer cualquier cosa. Se dicen tantas mentiras, que más fácil es encontrar una aguja en un pajar que una verdad en esta campaña. Por lo general las promesas son olvidadas por los candidatos pero nunca por el pueblo.

Apretar un botón o levantar la mano y luego reunirse en un café para hablar del espectacular protagonismo en la sesión, no cambian las cosas ni mucho menos la vida de la gente. Aunque ponemos toda nuestra voluntad, es difícil dejarse guiar o confiar en sujetos tan presuntuosos.

Por mucha pasión que se ponga en los debates legislativos, sin acuerdos entre los bloques es como si estuvieran hablando solos y dándose la razón durante horas. Locura intelectual de locuaces legisladores que corren el riesgo de quedar como el Quijote en su vana pelea con los molinos de viento. 

 

Maten al cartero

Y no vale enojarse. A veces los políticos hacen la fácil y prefieren mandar a matar al cartero (porque ni siquiera tienen el valor de hacerlo ellos mismos). No se trata tampoco de volverse caradura sino de escuchar a la gente. “Lo que el público critica en usted, debe aprender cómo cultivarlo. Eso es usted”. (Jean Cocteau)

 

Por Juan Carlos Andrada (De la Redacción del Diario LA UNION)

Parlantes