Información general

Vecinos del barrio Bella Vista denunciaron consecuencias graves por los generadores

Los aparatos de energía se encienden a las 7 de la mañana y se apagan a las 3 de la madrugada. Ahora pedirán una audiencia con el Ministro de Servicios Públicos.

Vecinos del barrio Bella Vista, ubicado en la zona sur-este de la ciudad capital, pedirán una audiencia con el Ministro de Servicios Públicos, Guillermo Dalla Lasta, para que les dé una solución “urgente” a su reclamo por las consecuencias que les generan la contaminación sonora de los generadores de energía ubicados en la estación de rebaje 9 de Julio.

Los vecinos, quienes intentaron denunciar, de manera conjunta en su momento y posteriomente individual, se comunicaron ahora con el concejal del circuito, Carlos Álvarez y un abogado ambientalista para poder gestionar una solución.

Los generadores comenzaron a ser instalados en la zona hace más de 10 años, actualmente son casi 20 aparatos. Se encienden alrededor de las 7 de la mañana y se apagan a las 3 de la madrugada. El ruido del generador funcionando mantiene una intensidad sonora que traspasa los límites de establecidos por las autoridades sanitarias, y ha provocado el deterioro en la salud de distintos habitantes de la zona.

Entre los males que sufren,  uno de los vecinos confirmó que perdió audición en sus oídos. En tanto, otros sufren estrés y  sus consecuentes enfermedades, ya que no pueden descansar bien, además de no poder disfrutar del tiempo en casa “porque tenemos que encerrarnos para escuchar menos”, dijeron.

Los aparatos también emiten gases de combustión, ya  que  funcionan con gasoil y esto también genera consecuencias. El movimiento de los motores habría generado grietas en algunas viviendas.

Ahora, los vecinos escribieron una carta contando su realidad al ministro de Servicios Públicos, que sería dada por el concejal Álvarez, luego de que se fije una audiencia.

Según comentó el edil, en la provincia de Córdoba se habrían sucedido reclamos similares y habrían colocado “paneles antisonoros”, como respuestas a los vecinos.

Álvarez contó que el pedido de los vecinos inició en el momento en que fueron colocados, pero nunca fueron atendidos por las autoridades.

“Estamos hablando de algo grave que afecta la salud y calidad de la vida de un barrio completo. Es por eso que consideramos que poder conseguir una audiencia con Dalla Lasta es algo urgente. Además iremos con una abogado”, dijo Álvarez.

En el lugar, también hay niños que tienen problemas de audición.

Parlantes
YPF