Internacionales

Polémica por el sacerdote que casi asfixia a un bebé por que no paraba de llorar

El sacerdote fue suspendido por tratar de taparle la boca al bebé durante el bautismo y casi provocarle la muerte por asfixia.

Un sacerdote fue suspendido durante por tratar de manera "inapropiada" a un bebé durante un bautismo en la ciudad de Brăila, en Rumania.

Se trata del párroco Traian Mazăre, quien fue sancionado amonestado por la arquidiócesis del Bajo Danubio por "gestos y actitud inadecuados" al tratar de forma violenta al bebé.

Visiblemente irritado porque el bebé no paraba de llorar, trató de taparle la boca, aunque no consiguió calmar al niño. A su lado, su madre miraba sorprendida, con una expresión asustada.

El bautismo ortodoxo requiere que los bebés sean sumergidos tres veces en agua bendita de la cabeza a los pies.

Las imágenes causaron polémica en Rumania y el resto del mundo por la brutalidad con la que intentó proceder con el bautismo del pequeño.

Video: 
Parlantes
YPF