Policiales

El crimen de Raúl Dahbar sigue impune

Los jueces absolvieron por unanimidad a José Colombres, único imputado por el homicidio del reconocido abogado. También ordenaron la prosecución de la investigación para encontrar al verdadero culpable.

Ayer por la mañana, en la Cámara Penal de tercera Nominación, tras reanudarse la audiencia por el crimen del reconocido abogado Raúl Dahbar, las partes expusieron sus alegatos, y luego de un cuarto intermedio, los jueces decidieron por unanimidad absolver a José Manuel Colombres, único imputado en la causa.

El ministerio Público Fiscal representado por el fiscal Rubén Carrizo, había solicitado que se mantenga la calificación de homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego, estableciendo una condena de 12 años de prisión, en tanto, la querella, a cargo de la abogada Mónica Cecilia Avellaneda, solicitó una pena de 20 años.

En la oportunidad, haciendo uso de la palabra, la fiscalía expresó que considera culpable al imputado Colombres, sosteniendo que el móvil del homicidio fue por una disputa laboral.

En palabras del fiscal se dijo que “Colombres estuvo en el lugar de los hechos, preguntó a los empleados cuándo llegaba la víctima, lo esperó, seguramente se dio una discusión, y los disparos al mentón fueron para que no hablara más, luego lo remató con un total de cinco disparos”.

Por otra parte, hizo hincapié en la esquela entregada a la fiscal a cargo de la instrucción, donde Colombres reconocía el crimen. El fiscal dijo haber ordenado pericias, y que no se correspondían los escritos con una carta coaccionada, o escrita con temor.

A su turno, la querella hizo adhesión a lo solicitado por el Ministerio Público Fiscal, agregando que “hubo contradicciones en las declaraciones de los testigos”, y que “la factura por una compra realizada en una ferretería de Los Altos en horas de la mañana, -dentro de la franja horaria que se estableció que podría haber ocurrido el homicidio- era sólo una coartada por parte del imputado”.

La abogada también apuntó a un allanamiento realizado en la casa de Colombres, en el cual se encontraron un cargador y una batería que las hijas de la víctima reconocieron que era de su padre.

La defensa

El abogado defensor Fernando Contreras, se explayó de forma amplia en sus alegatos, iniciando con la frase “No puedo, luego de los años en los que ejerzo mi profesión, permanecer inerte ante un hecho de injusticia”, y continuó, “Entiendo el dolor de la familia Dahbar, y su afán por encontrar al culpable, pero no a toda costa, sobre una  persona específica”, agregó.

Contreras dijo “verse sorprendido por los alegatos del Ministerio Público Fiscal y la querella, quienes sólo basaron sus argumentos en indicios, los cuales no son suficientes para condenar a una persona”, y reprochó que no hayan tenido en cuenta pruebas fundamentales, como la hora estipulada de la muerte, y el dermo test -llevado a cabo para detectar residuos provocados al disparar un arma de fuego- realizado a otro de los empleados, el cual dio positivo, testigo que nunca fue interrogado como sospechoso.

Basado en el informe del médico forense, que estableció que al momento de ser encontrado el cuerpo de la víctima, ya habría llevado al menos 15 horas muerto, el abogado aseguró que esa franja horaria lo ubica al imputado en la provincia de Tucumán. Además, agregó que se realizó una pericia, en el cual se realizó el trayecto en motocicleta, acompañada del móvil policial, desde Los Altos hasta el lugar del hecho, y estipula un recorrido de 130 kilómetros, y que implica una hora y media de viaje.

Por último el defensor citó un principio doctrinario del derecho penal diciendo “Es preferible tener a diez culpables sueltos, que a un inocente condenado”.

Finalmente los jueces resolvieron absolver a José Manuel Colombres, ordenando que la causa siga abierta, y la investigación continúe.

“Yo no lo maté”

En uso de la última palabra, José Colombres quebró en llanto y se reconoció inocente de todas las acusaciones, también manifestó que por todo lo ocurrido, lo perdió todo, a su esposa e hijos y su trabajo.

Además exclamó que quiere que se encuentre al verdadero culpable.

Posteriormente, en diálogo con los medios y ya habiendo conocido la resolución de los jueces, Colombres dijo que vivió lo que vivió por ser pobre, y que se aprovecharon de esa condición.

Salavarría, el abogado codefensor de José Manuel Colombres, dijo que los investigadores lo tomaron como un “perejil” porque necesitaban a un culpable, lo llamó una cacería de brujas. En este sentido, aseguró que no se “siguió ninguna línea investigativa”. “Es la primera vez en la historia y ojalá fuera así con todas las víctimas que en plena feria se envió toda una comisión para tratar de armar algo, pero no pudieron”, Puntualizó.

Parlantes
YPF