Policiales

Su hija desapareció en el mes de mayo y cree que la están obligando a prostituirse

Nancy Recavarren es una madre desesperada que llegó desde la ciudad de Andalgalá hasta la capital, en busca de ayuda, por su hija desaparecida en mayo de este año.

Laura del Valle Rodríguez,  de 18 años, desapareció de su domicilio en Andalgalá en el mes de mayo, y en ese momento, su madre realizó la denuncia en la Comisaría Departamental de esa ciudad, pero nunca obstuvo ningún tipo de información.

El fin de semana pasado, la mujer recibió un llamado, en el que personas desconocidas le manifestaron que tenían a su hija, y que tenía un plazo de tres meses para reunir dinero, si quería recuperarla en buen estado.

Según pudo conocer  LA UNION,  la madre sospecha que la están prostituyendo. Sus dudas se acrecentaron cuando escuchó que la voz que le pedía dinero era de una mujer. No obstante, en Andalgalá nadie supo asesorarla sobre  las redes de trata, e incluso, en la policía no quisieron  recibirle la denuncia.

Debido a la repercusión mediática que tuvo el caso de Georgina Cativa, la mujer decidió venir a la  capital, en busca de soluciones y ayuda.

En primer lugar, acudió a la División de Trata de Personas, dependiente de la Policía de la Provincia, donde expuso su problemática, pero no obtuvo las respuestas esperadas, ni la contención, ni el asesoramiento.

Ya desilusionada, mientras esperaba el micro de regreso a Andalgalá, alguien la contactó con la presidenta de la ONG de Tratas de Personas, Ana María Contreras, quien tomó conocimiento del caso y le recibió una foto de la joven. También la asesoraron para que hiciera la denuncia en la línea de emergencia 145, donde le asignaron un número de expediente.

En diálogo con LA UNION, Ana María Contreras expresó su indignación y manifestó que  “No quieren reconocer que en Catamarca existe la trata de personas, y que las madres de las víctimas no son escuchadas”.

“Nosotros le recibimos la foto, hicimos impresiones y las distribuimos, esta situación es real, y son personas con escasos recursos, que no tienen los medios para buscar a sus hijas, vienen de familias vulnerables, con conflictos, y no encuentran contención. Hay una falta de operatividad y en estas circunstancias, el tiempo apremia”, finalizó.

Parlantes
YPF